Revista Literaria Periódico Cultural

26.8.2008 GMT

Copia Formato Papel Agosto Revista Voces s...

Voces Susurros

Rumor y Gritro s

Periódico Cultural
Director Editor: Rubén Patrizi
Agosto 2008.AÑO3#26
Blog: revistavoces.ohlog.com/profile
http:elsaltodelarana.blogia.com
:revistavocessusurrosrumorygritos.blogia.com
Editorial
Vivan Las Vacaciones
Pinturas Natalie Patrizi
Pastel
Retrato de niña
Serie Poesía

Nosotros, no

No hemos sido nosotros

quienes entre 1600 y 1850 hemos asesinado

sistemáticamente a más de 30 millones de indígenas

durante la colonización de Norteamérica

ni quienes a partir de 1619

legitimamos y establecimos el uso de prisioneros africanos como esclavos

situación que jurídicamente sólo vino a terminar en 1995;

no hemos sido nosotros quienes nos apoderamos

de Texas, California y Nuevo México entre 1846 y 1848

tras promover y financiar un movimiento de secesión en estos territorios mexicanos

ni quienes anexionamos a Hawai en 1898 e intervinimos

en la política de los países centroamericanos, anexionando

también a Filipinas, Guam y Puerto Rico;

no hemos sido nosotros quienes, por supuesto, innecesariamente

atacamos con bombas atómicas

a ciudades de Japón, como muchos recuerdan, en 1945

ni quienes una y otra vez

nos involucramos en guerras foráneas

y conquistando nuevos territorios

o áreas de influencia

declaramos la guerra a Corea

intervinimos en la política sudamericana

y a tantos masacramos en la guerra de Vietnam;

tampoco hemos sido nosotros

quienes invadimos a la República Dominicana en 1965

y reiteramos la experiencia en Panamá y Granada,

Afganistán e Irak

ni quienes en los primeros años del siglo veintiuno

mostramos abierta y sangrientamente la pretensión de dominar

a todas las razas y culturas;

de ningún modo somos nosotros

los que devoramos cerca del 40% de toda la Energía

incluyendo combustibles, alimentos y agua

ni quienes apostamos al sustento del mayor arsenal operativo nuclear de todo el Planeta.

Repudiamos nosotros, no sin énfasis

que se nos endilguen estos dichos, y aun otros, y otros

con esa liviandad, animosidad manifiesta

y afán estigmatizante que a ustedes los caracteriza

al tiempo que denegamos

haber ido deviniendo en el Supremo

Energuménico

Enemigo de la Humanidad.

(a Ernesto Guevara)

Rolando Revagliatti

http://www.revagliatti.com.ar

Zulma Casa Argentina
23/08/2008 11:19 AM
El corazón de la rosa.

Cultivo una rosa
mas blanca que el marfil.

Pétalos de cristales
inunda mi piel.

Sutil y hermosa,
me la trajo el viento
como si tu boca se acercara
a mi cuerpo.

Brota con la luz del día
iluminando mi alma
en esplendida armonía.

Mis pupilas no tienen
horizonte.
Se ha dormido como una
mariposa sobre esa rosa.
Zulma.

Artículo

La felicidad, la fórmula
para vivir más años.

www.serfeliz.net

Ver el vaso medio lleno favorece la longevidad y la superación de enfermedades. Y es que tener una actitud positiva frente a la vida proporciona grandes beneficios para la salud, aunque todavía se desconocen los mecanismos exactos por los cuales se establece esta relación.

Una posible teoría es que las personas optimistas sufren menos estrés y por lo tanto, tienen un sistema inmune más fuerte y producen menos radicales libres, principales causantes del envejecimiento.

Además, está demostrado que la felicidad previene las cardiopatías, ya que reduce la ansiedad, la hipertensión y riesgo de infarto de miocardio reduciendo los niveles de cortisol y otros marcadores de riesgo cardiovascular. Asimismo, la posibilidad de coger un resfriado es menor para los optimistas, ya que su organismo se encuentra más fortalecido.

Sin embargo, según algunos estudios recientes, la felicidad alarga la vida de las personas sanas y no de las enfermas de gravedad, aunque sí puede ayudar a estas últimas a sobrellevar su afección. Tampoco ayuda plenamente a las personas con depresión crónica, debido a que padecen mucho estrés, no llevan una vida sana y no suelen seguir los tratamientos.

No hay que olvidar tampoco, que la genética juega un papel fundamental a la hora de decidir quiénes son las personas más propensas a sonreír a la vida, según un estudio de la Universidad de Edimburgo y el Instituto para la Investigación Médica de Queensland en Australia realizados con gemelos. Otros factores relacionados con la felicidad del individuo son el estilo de vida, la profesión y las relaciones sociales del mismo. Una actividad que ofrece mucha satisfacción es hacer regalos a los seres queridos, porque está demostrado que gastarnos dinero en las personas que queremos hace que nos sentamos más felices.

Las personas que creen que no son felices, también pueden aprender a serlo. Actualmente existen muchas academias de la risa donde se imparte la risoterapia, una terapia psicológica que tiene como objeto cambiar la forma de ver la realidad para tomar las cosas de forma menos seria, riéndonos de ellas.

Como en cualquier aspecto de la vida, los extremos no son buenos; tener en todo momento una actitud positiva dificulta la superación de los acontecimientos negativos. Lo idóneo es disfrutar de las situaciones cotidianas de la vida de forma equilibrada, sin mostrarnos excesivamente positivos, ni negativos.

...

En el Instituto Círculo Aleph se enseña y practica la felicidad. Seguir sus cursos es muy agradable porque se hacen en un ambiente alegre, lo que, como está demostrado, facilita el aprendizaje.

En el Curso Exito Mental se enseña cómo ser más felices y en el curso Superaprendizaje se enseña a aprender felices.

Diario Médico, Madrid, España.

Sergio Valdivia




nathalie patrizzi

ANGEL DE LA GUARDA

El ängel de la Guardia

MENTE Y EMOCION
Los seres humanos vivimos enfrascados en una milenaria disputa interna difícil de resolver. Nos pasamos la mitad del tiempo tratando de maquillar esos incómodos rasgos animales, que casi siempre asoman, y el tiempo restante exhibiendo la supuesta grandiosidad de un cerebro cada vez más evolucionado, protuberante y peligroso. Vivimos enredados entre lo que nos gustaría hacer y lo que deberíamos. Dos sistemas de procesamiento aparentemente irreconciliables pugnan por imponerse: uno es prepotente, directo y emocional; el otro, solapado, astuto y racional. Emoción vs. razón, un dilema sin resolver: la típica representació n de la mente cabalgando sobre el potro salvaje de los instintos.

Como resulta obvio para la generación tecnológica, las preferencias están marcadamente inclinadas a favor de la inteligencia artificial. Las incautas emociones son consideradas como un exabrupto de la naturaleza, a veces necesarias, pero sin lugar a dudas retrógradas. Admiramos mucho más a la persona que logra contener sus emociones hasta constiparse, que aquélla que suelta un grito de felicidad en una biblioteca pública porque encontró el poema perdido. Privilegiamos demasiado lo mental, a expensas de lo natural. Si las emociones son un subproducto arcaico del cerebro, amenazante en potencia y desagradable en esencia, ¿para qué exhibirlas? Además, poder doblegarlas estaría demostrando la supremacía del hombre civilizado sobre la bestia. Desde pequeños nos condicionan a no sentir
demasiado, no vaya a ser cosa que nos deshumanicemos, como si lo exclusivamente humano fuera pensar.
Walter Riso - De regreso a casa
Acuario
FANTASMAS DE UN TIEMPO FUGITIVO...
EL CUARTO VACÍO*


En la finca de Petronila había un cuarto siempre vacío, uno de los más cómodos de la casa, con una amplia ventana, una cama, una cómoda y vaporosas cortinas en vez de puerta, como suele ser en los pueblos de campo. Cuando los que no conocían la historia le preguntaban si era el cuarto de huéspedes, ella respondía que no, que era el cuarto del fantasma.

El cuarto de huéspedes era más pequeño, estaba situado cerca de la cocina, por tanto era más caluroso y estaba impregnado de los olores al asado del día.

Aún así, nadie se atrevía a dormir en el cuarto grande, se decía que en la noche se escuchaban extraños ruidos, voces quedas, arrastrar de muebles inexistentes… A los pocos que se habían arriesgado a intentarlo, no más cerrar los ojos, les soplaban la nuca, les retiraban la sábana, luego la almohada y si
aún así no se despertaban, les tiraban de los pies. Ese punto final, larga vez necesario, terminaba el asunto.

La casa no era muy antigua, la había construido el esposo de Petronila haría unos 30 años, y nadie había tenido tiempo aún de fallecer en ella.
Originalmente ese había sido el cuarto de las hijas, y el más pequeño, el de los hijos. El error, contaba Petronila, había sido dar en matrimonio una tras otra a las dos muchachas y no mover rápidamente para el cuarto al hijo que seguía, pues ahí el fantasma encontró la vacante y corrió a apropiarse del
lugar.

Como no eran de buscarse problemas, no habían hecho intento de exorcizarlo, los hijos habían encontrado pronto a sus respectivas medias naranjas, dejando con ello otro cuarto vacío que pasó a ser el de los huéspedes. ¿Qué más daba que el fantasma viviera en el que quedaba, si el matrimonio se pasaba el día trabajando, él en la finca, ella en la casa y cuando llegaba la noche el cansancio no les daba tiempo ni de bostezar? Las limpiezas se hacían en horario diurno y mientras duraba la luz el fantasma hacía respetuoso mutis.

Así fue durante unos siete años, hasta que recibieron a los parientes de la capital. El día que hizo su entrada Leonor, la medio hermana de Petronila, que se encontraba de visita por primera vez en una década con sus dos hijos, el fantasma no podía imaginar que su destino quedaba sellado.

No hubo modo de convencer a Doña Leo de dormir con los dos chicos en el cuarto pequeño, había mucho calor y no estaba para recibir las patadas que daban éstos al dormir, habiendo un cuarto disponible “Ya pasé por esto en casa de Genara porque no me quedaba más remedio, vine aquí a estirar las piernas, no a encogerlas”, dijo y se sabía que a Leonor no se le podía llevar la contraria.

Una de las hijas de Petronila se llevó al mayor a dormir en su casa.
La menor, apenas una niña, decidió dormir en casa de la tía, pero llegada la noche se negó rotundamente a usar el cuarto con fantasma… pronto se pudo comprobar que en lo tozuda había salido a su madre.

- ¡Allá tú con tu condena! – le espetó Leonor entregándole un par de sábanas limpias - ¡A mí no hay fantasma que me gane! Ya verá si viene con sus soplidos y sus cosquillas, ¡la clase de bofetón que le voy a arrear! ¡Y que no se le ocurra quitarme la sábana porque me tapo con la suya!

Y corrió las cortinas de un tirón.

A media noche la niña sintió unos sollozos desgarradores casi pegados a su oído. Sabido es que en el campo, una vez que se apagan las velas y los quinqués, reina una oscuridad absoluta, tan intensa que no se puede uno ver siquiera las manos. Medio adormilada, se sentó en la cama:

- ¿Qué te pasa? – dijo.
- ¡He perdido mi honor! – una voz ronca le llegó mezclada con hipidos y gimoteos - ¡Adiós a mis noches de gloria!
- Oye… ¿no serás quien estoy pensando? – preguntó ella.
- Lo soy, pero no grites, por favor, no hagas mayor mi deshonra.
- Bueno, vale… de todos modos no te veo, así que me da lo mismo, no voy a asustarme por una voz que viene de no sé dónde. Ahora deja de lloriquear como una mariquita y dime qué te ha pasado.
- ¡Tu madre me ha pasado! ¿Quieres algo peor?

La niña emitió una risita, pero como los lloros arreciaron, decidió retomar el tono compasivo.

- Tal vez si te desahogas te sientas mejor, eso dice mi abuelo cuando viro llorando de la escuela.
- ¿Qué quieres que te diga? Siempre fui muy distraído, me costaba trabajo concentrarme, yendo de la cocina a la sala olvidaba lo que había ido a buscar, tenía que regresar a la cocina y, al volver a la sala, lo olvidaba de nuevo... Cuando llegó la hora de mi muerte, no escuché el llamado hacia la luz y me perdí el momento, se cerró el túnel y me tuve que convertir en fantasma.
No era tan malo después de todo, pero en un lugar como este no hay castillos y los fantasmas suelen quedarse en sus propias casas, la mía fue ocupada por mis nietos gemelos, que estaban formando un grupo de rock, con lo cual la convivencia se hizo imposible. Estuve desandando el pueblo en busca de un sitio confortable hasta que di con esta finca, realmente adorable, ¿no has visto por la mañana, cuando el sol sale por detrás del framboyán, qué espectáculo tan fabuloso?... No, claro, acabas de llegar, ¡ya lo verás mañana! Como siempre me gustó la soledad, me encargué de apropiarme del cuarto grande y dejar bien claro que no me gustaba ser molestado… hasta que llegó tu madre y con ella mi infortunio.
- Prometió darte una bofetada… - susurró la niña.
- ¿Una? No, hubiera sido muy dulce de su parte… Cuando le soplé la nuca, un truco que casi nunca falla, se sacó un spray de debajo de la almohada y me ha rociado hasta dejarme ciego, aprovechó mi sorpresa y me ha dado una tanda de golpes que no te cuento, no por gusto le dicen “la Leona”… ¡y yo que
pensaba que era por el nombre! No me atreví a chillar para que nadie viniera corriendo a ver el espectáculo, aguanté como un valiente, confiando en que en algún momento se cansara.
- ¿Y lo hizo?
- Como era de esperar… pero cuando no cupo un puñetazo más en mi ectoplasma, me arrugó como si fuera ropa vieja y me echó en una de las gavetas de la cómoda. Pensé que si me quedaba quietecito ahí toda la noche, a la siguiente podría idear algo más feroz, pero tu madre se acostó a dormir y…
- Sigue, sigue, imagino lo que viene… - rió ella bajito.
- ¡Se ha puesto a roncar! ¡Y eso sí es demasiado para un oído tan fino como el mío! Salí huyendo, con la moral destruida, sin deseos de otra cosa que desaparecer, pero no puedo, porque soy un fantasma… Entonces entré a este cuarto a desahogar mis penas, sin recordar que estabas durmiendo en él.
- Los ronquidos de mi madre – rió la niña de nuevo -, ¿por qué crees que pedí dormir en este cuarto a pesar del calor y del olor a pescado frito?
Contigo yo sabía que ella iba a poder, ¡pero ni yo, ni tú, ni nadie puede con sus ronquidos!
- Ay de mí, ay de las aristas de mi vanidad – gimió el fantasma -, ¡nunca más podré aterrorizar! Tendré que hacer terapia, tal vez yoga, o acupuntura; me volveré dependiente de las píldoras para dormir o de las esencias florales para no tener que pasar las noches en vela, no tendré el valor de ir a las reuniones anuales con mis colegas, no asustaré a un mosquito, no podré ni escribir mis memorias porque no las recuerdo, me arrugaré… ¡ay de mí!
- No te pongas así, que me voy a desvelar, tranquilo, anda… – le dijo ella suavizando el tono -, nadie tiene por qué enterarse. Fingiremos que te has mudado a otra casa hasta que mi madre y yo nos vayamos. Solo estaremos aquí un fin de semana y dudo que volvamos en varios años. Después puedes volver a hacer de las tuyas, te aseguro que Petronila y su esposo están muy contentos de tenerte con ellos.
- ¿Lo crees? – el fantasma dejó escapar un suspiro lleno de esperanza.
- No lo dudo, tener fantasma le da categoría a una casa.
- ¿De veras? – dudó el fantasma – Tal vez sea cierto, cuando hablan de mí, me parece escuchar un deje de orgullo en su voz.
- Bueno, no te pases… no es para tanto. Mientras llega el lunes por la mañana, hora en que nos marcharemos a casa de otra de las hermanas de mi madre, si prometes portarte bien, te dejaré dormir en este cuarto, elige un lugar en el suelo y prometo no pisarte si me levanto a tomar agua.
- ¿De veritas? – sollozó el fantasma.
- ¡Pero no te vas a poner a llorar de nuevo! – protestó ella.
- No, no, lo siento – suspiró – es pura emoción, soy muy sensible… hace tiempo que nadie me trataba bien.
- Lógico, te la pasas asustando. Bueno, ahora a dormir que lo de desvelarme va en serio y estoy muy cansada, llevo un mes conociendo tías y primos. Mi nombre es María, y el tuyo prefiero ignorarlo, hasta mañana.

Se arrebujó de nuevo en sus sábanas y cerró los ojos, pero no había transcurrido un minuto cuando escuchó de nuevo la voz ronca.

- ¿María?
- ¿Y ahora qué? – preguntó sentándose en la cama y chocando con algo frío y esponjoso.
- Lo siento, me había inclinado para ver si ya dormías – se disculpó el fantasma retrocediendo - ¿Puedo dormir a los pies de la cama? Es que estoy algo oxidado, nunca hago ejercicio, y tengo miedo ponerme perdido del dolor de huesos si duermo en el suelo, que está frío, húmedo, pueden darme alergias… Y llevo muchos años durmiendo en un colchón de muelles.
- Huesos, alergia… - refunfuñó ella -. Está bien, la cama es enorme y yo ocupo solo la cuarta parte, puedes dormir a los pies siempre que no me hagas cosquillas.
- Claro, no se me ocurriría, gracias, ¡gracias!
- Duérmete ya…
- ¿No te da miedo dormir con un fantasma?
- Por supuesto que no, he dormido con mi hermano, con mi madre, con una tía obesa y con tres primos en las casas anteriores que he visitado.
- Alguien me dijo, hace tiempo… que si lograba dormir con un ser vivo una noche entera sucedería algo muy importante, pero no recuerdo qué, intenté con los pollitos y los lagartos, pero los primeros son muy intranquilos y los segundos me daban escalofríos.
- Al paso que vamos será solo media noche, ¿quieres dormirte ya?
- ¿Sabías que duermo con un osito de peluche desde que era un bebé?
Nadie lo ha descubierto porque no se atreven a registrar mucho el cuarto, los días de limpieza me lo llevo para cualquier sitio de la finca, casi siempre me siento en la copa de un árbol hasta que terminan.
- ¿Un osito? – dijo ella entre sueños - ¿Eres un fantasma que duerme con un osito?
- Está viejito, pero es precioso… en la casa donde viví, si es que alguien lo recuerda, todavía lo deben estar buscando para botarlo. Botaron mi pipa, y mis libros, y mi colección de envolturas de caramelos… - la voz se fue apagando.

A la mañana siguiente la niña despertó, pensando en el extraño sueño de la noche anterior. No creía en fantasmas ni aparecidos, pero con tantas historias justo antes de dormir, el cansancio del viaje y los ronquidos de su madre, que aún salían del cuarto grande, era posible soñar cualquier cosa. Lo
importante era no perderse la salida del sol por encima del framboyán. Se sentó, buscando sus pantuflas con los ojos.

Reclinado a los pies de su cama se encontraba un osito de peluche que en un tiempo fue dorado; apenas le quedaban pelitos, el lazo había sido sustituido por un enorme botón, pero no por eso dejaba de ser lindo. Todavía no he visto un oso de peluche que no dé ganas de abrazarlo.

Y eso hizo. A su lado había una nota, garabateada en papel de estraza del que usaban en la cocina para escurrir la grasa de las frituras.

“Para María, gracias a ti he vuelto a encontrar el camino hacia la luz”.


*de Marié Rojas Tamayo tgrafica@cubarte. cult.cu
(indicar "PARA MARIÉ" en el asunto del correo)
Miembro de la Unión de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC)
Fuente Inventiva Social
Meditación
Vagando Por Nuestros cerros
EXCURSIÓN AL PICO ORIENTAL

Domingo, 10 de Agosto de 2008

Nos reunimos, según la hora y el sitio acordado, en el PGP Cachimbo y después de la foto de grupo, partimos unas 21 personas (entre miembros e invitados).

El clima estaba bastante agradable, nublado y fresco. Pronto nos dimos cuenta de las graves secuelas que dejó el incendió ocurrido el 19 de abril de este año. Aún se nos encoge el corazón al ver tantos árboles, la gran mayoría eucaliptos, totalmente carbonizados. El camino se ve completamente distinto por la ausencia de tantos árboles. También vimos vestigios de reforestación, pero el tan conocido gamelote está más alto que estos árbolitos y pronto los ahogará si no se hace una limpieza pronto.

Los últimos llegamos, a las 9:15 am, a la Piedra del Indio. Allí se encontraba casi todo el grupo que muy obedientemente esperó a la llegada del capitán, menos dos chicas (una de ellas miembro del CEC) que no quisieron esperar a reagruparse. Mala costumbre que se está haciendo muy repetitiva.

Después de unos minutos partimos rumbo a la pica donde comenzaría "la faena" de la subida bastante pronunciada que tiene como destino final la Cruz de Los Palmeros.

Durante el ascenso, cada uno fue al ritmo que su cuerpo le daba, estuvo nublado casi todo el trayecto, con alguna lloviznita de vez en cuando. Condición climática que se agradece bastante, sobre todo después de que se pasa la Cabeza de Elefante.

Yo, tomándome al pie de la letra mi función como capitán, me quedé con los últimos del grupo que era una pareja de invitados. La chica sufrió varios calambres pero que, a Dios gracias, logró llegar a la Cruz en 4 horas. El primero llegó a la Cruz a las 10:35 am. y los últimos a las 11:50 am.

En la Cruz nos dispusimos a almorzar y a charlar un rato. Las nubes no nos permitieron contemplar la ciudad.

A las 12:34 pm. comenzamos con el ascenso al Pico Oriental, para luego continuar con el camino de bajada hacia el asiento de La Silla de Caracas.

A pesar de que el regreso era "libre" -cada uno podía hacerlo por la vía que más le pareciera conveniente- el grueso del grupo prefirió seguir con destino a Lagunazo y luego bajar por el teleférico, para así evitar la monótona y destrozadora de rodillas bajada por La Silla hasta Sabas Nieves.

Luego de pasar por el Pico Occidental y su pico gemelo, no podíamos hacer otra cosa que descansar en la "Piedra de Dionisio" a observar el paisaje del litoral y a merendar algo.

A las 3:13 pm. llegamos para beber la exquisita agua del manantial de Lagunazo, por cierto que tiene letrero nuevo y después de 15 minutos seguimos rumbo al tanque de Boquerón para luego subir hasta el Hotel Humboldt.

A las 4:12 pm. nos reunimos todo el grupo en el hotel, donde nos percatamos que desviaron el sitio de salida, suponemos que es para evitar accidentes porque el pasadizo que está al lado de la piscina se está derrumbando. Ahora, después de subir las sopotocientas escaleras de cemento (pasando por la cloaca), se sigue recto y se sale bordeando el lado izquierdo del hotel hasta dar a la puerta principal del hotel, donde se encontraba un grupo para visitar sus instalaciones.

Wuariara Repano, como se conoce ahora al Avila Mágica, estaba muy concurrida. El boulevard no daba abasto para contener el volumen de personas que circulaban en ambas direcciones. También había una banda tocando, junto con unas bailarinas.

Luego de hacer una larga pero rápida cola, abordamos todos en dos funiculares, que nos llevaron hasta Maripérez. Eran las 5:00 pm. cuando "aterrizamos" y así cumplimos con una visita más a nuestro querido Pico Oriental.

Idalmis García


Fuente Grupo escursionista C. Caracas...
Delfines
Oleo sobre tela
Serie/Artículo

Unos 10.000 insultos en español en 'El gran libro de los insultos'



Su autor, Pancracio Celdrán, afirma que este trabajo demuestra que "para insultar, no hay idioma como el castellano. El insulto castellano es directo y rápido, audaz, como un tiro". "La lengua española se caracteriza por la variedad y enjundia del léxico ofensivo y por su gracia", afirma Celdrán, que en su libro cita y explica términos como 'guarripanda', 'gandido', 'dondorondón' o 'culichichi'.

Su obra ofrece insultos para todas las situaciones, desde los ladrones y maridos aparentemente engañados; "chulos destemplados, soberbios montaraces, granujas disculpables o pobres hombres arrinconados por la vida, hasta los relacionados con la sexualidad, con el hambre o con los numerosos habitantes del reino de los tontos, pícaros, mentecatos, bobos y truhanes".

En 'El gran libro de los insultos', que tiene más de mil páginas, hay insultos desconocidos por completo, como 'gandido', es decir, "muerto de hambre, desgraciado y menesteroso que no tiene dónde caerse muerto".

En Canarias, 'culichichi' se le dice al chismoso o a quien carece de importancia social. En Madrid, se llamó 'culuchiche' al cursi. El gran libro de los insultos incluye algunos términos que se usan en América, como 'cusca', 'cojudo', 'gringo', 'guaje' y 'guanajo', entre otros, pero sin ánimo de ser exhaustivos porque, como dice Celdrán, "sólo para México se necesitaría otra obra como esta".

México y Argentina son "los más ingeniosos a la hora del insulto", afirma Celdrán, quien en su extenso prólogo incluye una disposición laboral distribuida entre los empleados de una multinacional en Argentina: "No se utilizarán voces y expresiones tales como 'carajo', 'me da por el quinto forro', 'es una bosta'.

Para no caer en la monotonía del insulto único, el humorista Forges propone en el prefacio del libro y con su habitual ingenio sugiere improperios como: 'jilimuermo', 'tertuliano', 'poliputo', 'concejal de urbanismo' y 'cabronoide'.
"ZAPATERO", LA MONTAÑA ENCANTADA DE "GUAQUIRA" Y EL BOSQUE ENCANTADO DE LA MISION

22 /24 de julio 2006.-

Sábado, 7.30 de la mañana. Ilusos pensamos que saliendo a esta hora no íbamos a encontrar tráfico. Craso error. Nuestro destino era ir por el autopista Centro-Occidental hasta el tramo Valencia-Barquisimeto, cerca de la ciudad de San Felipe, Edo. Yaracuy. Este trayecto que normalmente se hace en 4 horas máximo en velocidad moderada se incrementó en 2 horas más, debido a lo lento de la tramitación en los peajes, uno que otro accidente en la vía y a la gran cantidad de vehículos desplazándose.

Llegamos al distribuidor La Marroquina casi al mediodía, muy cerca de acá se encuentra la Hacienda La Guáquira, nuestra primera visita. Administrada por el amigo y compañero de Avepalmas, el Biólogo investigador Carlos Rivero. Ya nos esperaba. La hacienda de una extensión considerable. Está atravesada por el río Yaracuy, y en parte de sus linderos, al norte, se encuentra la cima del Cerro Zapatero de 1.400. m de altitud, pertenece a la Serranía del Interior.

Al pasar el arco cubierto de musgo de la entrada, una vez constatadas nuestras identificaciones, seguimos un corto trecho de camino de tierra y nos encontramos con instalaciones muy coloridas, sobrias y sencillas con aire colonial, sirven para el alojamiento de personas que no sólo acuden acá por esparcimiento, sino también para convenciones, seminarios o reuniones sociales. Piscina, salón de usos múltiples, restaurante complementan el área.

Proseguimos por el camino que se angosta y que está ahora festoneado por cocoteros, al final de él, se encuentra una casita blanca de amplio corredor y espacioso jardín donde destaca el alegre rojo de las Cayenas. Una isla de palmas, un árbol de aguacate con frutos madurándose, algunos plátanos. En el frescor del corredor junto a varios de sus empleados, nos recibe el doctor Rivero. Observo que todas las ventanas y puertas están herméticamente cerradas y -protegidas con tela metálica muy fina…Ya sabré dolorosamente el porqué de ello. Después de las presentaciones y tomar un ligero almuerzo, calzamos nuestras botas, por recomendación del anfitrión nos "embadurnamos de repelente", Sven y mis dos amigas, guiadas por Orlando y Roberto con sendos machetes, caminamos por fuera de la casa y por un senderito angosto nos adentramos a la montaña de Zapatero. La humedad reinante, ausencia de viento y vegetación densa, tornan el ambiente propicio para la invasión de los grandes, no, los super-grandes zancudos.De inmediato nos rodean, nos acosan, buscan infructuosamente darnos la bienvenida con su trompa aguda, pero no nos intimidan. Valientes, recubiertas totalmente las zonas desnudas de nuestro cuerpo, por "litros" de repelente, los rechazamos. Nuestros oídos resuenan con el zumbido de nubes de insectos.

Caso omiso y proseguimos la marcha como si nada, (aunque alguno se "coló" y mordió con saña a una de las compañeras). Es una muy preciosa selva húmeda tropical. Seis quebradas atraviesan la propiedad y cruzamos tres, al menos fue lo que vi hasta el sitio en que hubimos de devolvernos, la oscuridad se estaba haciendo presente muy rápido. Aprovechamos la oportunidad de recoger muchas muestras de plantas, poco conocidas o muy raras, así como semillas de diferente índole. Camino a casa nos regalamos con la dulce agua de coco dorado, cocoteros abundantes por allí y que gentilmente Orlando, bajó sus frutos para nosotros.

Esa noche después de una frugal pero exquisita cena, Carlos nos dio una charla adornada con diapositivas, explicando muy bien la gestión y el porqué de lo que está realizando en la hacienda. Entre preguntas, respuestas, consejas y cuentos, se nos hizo la medianoche. Caí una suave "garúa". Y nos retiramos a dormir.

En mi chinchorro esa noche comprobé la utilidad de la tela metálica en la casa, aún con mosquitero los benditos zancudotes se introdujeron en mi chinchorro y se dieron "banquete" con mi sangre citadina. Por fortuna mi sueño es "pesado" y sólo al día siguiente me di cuenta cuando al verme en el espejo, parecía que tuviese "sarampión", tantos eran los puntos rojos en mi dermis. Además viendo hacia el techo en la esquina donde se amarró un "mecate" para mi chinchorro, quieta pero aterrorizante, una gran arañota me devolvía la mirada, gracias a Dios no la vi en la noche, porque de seguro que allí no dormía. ¡Susto¡.

De nuevo esa mañana fuimos a caminar, pero sólo 3 de nosotros (Sven, Antonio y yo). Esta vez tomamos el mismo sendero del día anterior, pero con la variante que en la bifurcación tomamos el ascendente, bajamos y subimos 3 topos alcanzando el más alto en hora y media. Lastimosamente no pudimos ver el paisaje circundante porque la densidad del follaje lo impedía.

De nuevo en la casa, recogimos nuestras cosas y nos despedimos. En la misma vía pero en el Sector San José encontramos nuestro nuevo destino:

LA MISION DE NUESTRA SRA. DEL CARMEN-

Parque exótico de la flora tropical. Escenario natural asentado dentro de la extensiones de la antigua Misión de Los Capuchinos, que data del año 1720. Un parque de más de 1.000 hectáreas, donde la diversidad de plantas constituyen todo un estímulo visual. ideado por el botánico paisajista Jean P. Thoze, quien llegó de otras tierras a rendirle tributo a la hermosa flora de nuestras latitudes. Complementan las edificaciones un museo y una capilla con reliquias históricas y religiosas.

Ya esperaban nuestra visita, así que obviando las colas de personas que por ser feriado llegaban de visita, nos trasladaron a la oficina donde nos asignaron identificación para circular libremente y cómodas habitaciones en la Villa Leonor, cercana al parque.

Degustamos un sabroso almuerzo en el restaurante "El Trapiche" y allí mismo comenzamos el recorrido de 4,5 k de caminos internos.

La belleza, variedad y exuberancia de diversas especies de flores que crecen en los bosques tropicales se hallan en este espacio. Tiene una de las mayores colecciones de Heliconias, que se conjugan con la singular belleza de las orquídeas y los miles de árboles centenarios que guardan más de 600 años de historia. La pericia perfecta de las combinaciones de flores multicolores hablan de grandeza y majestuosidad. Este contacto directo con la naturaleza nos llenaba de placer, tranquilidad y paz.

Habitan también aquí guacamayas, perezas, armadillos,mariposas y araguatos que anuncian su presencia con aullidos escandalosos. A nuestro lado pasa una carreta tirada por caballos Shagya árabes, muy elegantes.

En una vuelta del camino oímos gritos y risas provenientes de lo alto de los árboles, levantamos la vista y vemos las "tirolinas", colgado de ella veloz se desliza un joven.

Abajo está la torre de lanzamiento de este deporte extremo, arborismo o caminar por los árboles en contacto directo con ellos. Thamara me entusiasma y decidimos probar. Con arnés puesto y mediante poleas y cables de acero, nos suben hasta la primera plataforma de lanzamiento,son 5, a 20 m de altura. Mi amiga valiente y audaz completa el circuito, yo lamentablemente no lo consigo, me ataca un "terror" de muerte y he de bajarme sin completar la aventura.

Después de tanto caminar y ya un poco cansadas, decidimos reponer fuerzas en el "piano bar" y con la música de piano al fondo, en la barra nos tomamos frías y deliciosas bebidas.

Aún siendo tarde un baño en al piscina no cae mal. Una cena ligera y a disfrutar después del mullido y fresco colchón que nos brindará una descansada noche. Lindos y reposados sueños- A la mañana siguiente se nos despierta con suave música instrumental. Nos despedimos de los amables servidores y llegamos de nuevo a La Misión donde tomamos un rico desayuno criollo. Con la compañía del señor José Manuel, amigo desde hace años de Sven, principal artífice jardinero que mantiene impecable el parque, nos montamos en un carrito abierto eléctrico, y recorremos de nuevo toda la ruta, pero esta vez es didáctico y anecdótico, porque se nos cuenta de todas las vicisitudes, fracasos, pruebas y consejos que ha tenido que afrontar hasta obtener tan precioso resultado. Luego nos lleva al vivero anexo, donde se siembra, repotea y seleccióna las especies que van a exhibirse.

Cerca del mediodía, una vez retirados nuestros equipajes, con nostalgia agradecemos a José Manuel y subimos a las camionetas que nos traerán de regreso a casa esta vez vía Morón. Conseguimos solamente colas breves cerca de los peajes y en la entrada al túnel La Cabrera..Nos detenemos para almorzar en la Encrucijada y de nuevo reanudamos nuestro viaje, llegando a Caracas a la 5.30 de la tarde.

Fue una excursión diferente plena de encanto, adquiriendo nuevos conocimientos de flora y fauna, con un toque de adrenalina y con muchas vivencias enriquecedoras.

Nos vemos en la próxima

Edilia C. de Borges

Pastel fLORES.
Una Buena Aventura:
Que buen fin de semana este que pasamos en el Parque Nacional Sierra Nevada ; partimos desde Acarigua a las 7:00 am rumbo a la ciudad de Barinas, donde tomaríamos el bus que nos trasladaría hacia el pueblo de Tabay, a 15 minutos de la ciudad de Mérida. Llegamos a Tabay a las 3 de la tarde; aquí compramos las provisiones de alimentos (por cierto fueron maliiiiiissimas), para luego comenzar la aventura. Partimos hacia el parque realizando una caminata de 7 Km desde Tabay (1708 msnm) hasta el área de camping ubicada en el área recreacional "La Mucuy" (2150 msnm), en la cuál tarde aproximadamente 2:40 horas, llegando a armar las carpas a las 6:30 pm. descansamos un rato y luego cenamos arepas andinas con atún (el primer día supo bien). Nos acostamos a dormir y para al día siguiente subir hasta la laguna "La Coromoto" (3279 msnm).

Al día siguiente 4 de los campistas abandonaron (no aguantaron el frío). Los que quedamos subimos algo tarde, no obstante los días pasados habían sido muy lluviosos, lo que hizo el camino bastante complicado (sobre todo para los que no somos propiamente montañistas), por el camino hubo precipitaciones leves y algunas de las quebradas tenían más agua de la que esperábamos y eso hizo que nos mojáramos los pies con aguas muy frías.. El camino fue cansón, ya eran las 5:30 pm y aún no llegábamos, y a falta de 15 minutos para llegar la quebrada la coromoto, que nace de la laguna se había desbordado, inundando de manera impresionante el camino, y al ver lo desprovistos de equipos y de vestimentas adecuadas decidimos acampar unos metros más abajo, a orillas del camino (con suerte de que había ese espacio allí), donde colocamos una carpa grande y descansamos (no dormimos fue imposible por las piedras del suelo y el agua que se filtro en la carpa) fue una noche realmente horrible!!

Durante la noche decidimos que lo mejor era bajar temprano y con los primeros rayos de sol a las 6:30 de la mañana desmontamos la carpa, nos colocamos los zapatos mojados (fue traumático) y a las 7:30 comenzamos el descenso; los bambú nos emparamaron pero como alma que lleva el diablo decidimos bajar con decisión y ya a las 11:00 estábamos abajo. este día fue de descanso y hasta bajamos a comer algo sabroso al pueblo. en la noche hicimos arepas a leña con atún y diablito, nos acostamos temprano

El día lunes fue el retorno, no sin antes caminar desde el centro de la ciudad de Mérida hasta el terminal (1 h aprox.) para alli tomar el bus que nos llevaría a barinas y desde ahi finalmente trasladarnos hasta Acarigua. Llegamos a las 7:30 pm.. Todavía me duele todo!

NOTA: Las Fotos las tome de internet porque no tenía cámara, son imágenes de del río Chama, la Laguna Coromoto y del pico Humbold, las dos últimas tomadas de Araira.com

Publicado por Willian Timaure

Tulipanes para el amor

Oleo Sobre Lienzo



En: No Categorizado
Permaenlace: Copia Formato Papel Agosto Revista Voces s...
Comentarios: 4
Leído 4081 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos