Revista Literaria Periódico Cultural

17.9.2008 GMT

Cuento/Discusiones /Maritales Ricardo Garay/ Argentina

Maria Jesus Rosa

Española pesos ligeros

AOL News Photo - 17529: photo 8

Thomas Niedermueller, Bongarts / Getty Images

DISCUSIONES MARITALES

- ¡Bety!

… Mi amor veni un momento

- Ya voy… espera un poco que estoy ocupada

- Pero vení te digo, no te pierdas esto

- ¿Que pasa?

- No… ya pasó

- Que es lo que pasó?

- Nada una propaganda que quería que vieras

- ¿Y para eso me llamaste? ¿Vos pensás que yo no tengo nada que hacer más que ver bobadas, que estoy boludiando como vos todo el día.

- ¡Pero mírala a la trabajadora! ¿Que cosa tan importante tenés que hacer que no podes compartir conmigo un momento?

- Nada, solamente recoger todas las cosas que dejas tiradas por toda la casa, limpiar el barro de tus pisadas, preparar la cena, planchar, lavar, darle de comer al perro, bañarlo, cepillarlo, sacarlo a pasear y encima atender tus demandas de macho culo aplastado todo el día.

- Este macho culo aplastado es el que viene de trabajar y tengo derecho a ver un poco de televisión y compartir con mi mujer un momento ¿o no tengo derecho?

-¿Que querés compartir conmigo un partido de futbol? ¿Porque no me invitas al teatro o a dar un paseo alguna vez? Te gusta tenerme de Carlitos, mirando 22 pelotudos corriendo detrás de una pelota. ¿Pero vos que te creíste que me ibas a tener de compañero y de fregona? Estás muy equivocado. Yo soy una mujer me entendes, “UNA MUJER” y no “TU MUJER” que podés hacer conmigo lo que se te ocurra.

- Pero que decís? Yo me casé para tener una compañera, alguien con quien poder compartir mi vida.

- ¿Y mi vida? ¿Yo con quien comparto mi vida?

- Pero mi amor, yo te quiero, no me digas que no te invito a salir. La vez pasada fuimos a comer y al teatro.

- La vez pasada, fue hace dos años con las entradas que me regalaron mis padres y dos cenas que me gané en una rifa de la escuela de los chicos.

- ¡Claro!... Echame en cara eso también. Decime una cosa, ¿cuando me acompañaste vos a la cancha un domingo?... Ves, te quedaste muda, no tenés respuesta.

- Mejor no te contesto porque se pondrían rojas hasta las paredes.

- Y yo, tendría que haberme casado con un hombre para que no me rompan los huevos. Bueno, quizás tendría que pensarlo un poco, porque el hombre seguramente necesitaría tener un desahogo y me rompería otra parte del cuerpo.



En: No Categorizado
Permaenlace: Cuento/Discusiones /Maritales Ricardo Garay/ Argentina
Comentarios: 0
Leído 2449 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos