Revista Literaria Periódico Cultural

25.6.2010

25.6.2010 GMT

Serie de los Nuestros/Mérito al Maestro Manuel Cáceres

Enclavada en esta montaña de los valles del río Tuy,(Sabana de Mendoza Ocumare del Tuy) existe esta escuelita, donde el Maestro Manuel, todos los días, casi con los truenos y relámagos en ésta época de invierno, vista constantemente para dar a los niños las luces que son necesarias para salir del analfabetismo...

Pasando ríos, mojándose, y muchas de las veces a pleno sol, va diariamente en un largo haber de obstáculos que con determinación y coraje el maestro Manuel los vence, para ir en ese peregrinar a enseñar a estos niños.

Una Medalla al mérito al Maestro Manuel Cáceres...

Hay que pasar el río para ir a la

Escuelita...

El General de Dv: Agustín Berzares, Hablando con los niños

En esta foto se muestra, el robo al tanque y a las pocetas de los baños... NI en esa zona remota se salvan del vandalismo.

No se respeta al sitio que ocupan los niños...


Colocar los pies en el banco donde se coloca otra cosa, yo me pregunto por qué en éste país en las pardas de autobuses la gente se sienta al reves...

Rubén Patrizi...



En: No Categorizado
Permaenlace: Serie de los Nuestros/Mérito al Maestro Manuel Cáceres
Comentarios: 2
Leído 10806 veces.



25.6.2010 GMT

Carmen María Camacho Adarve de Cuentos de Invierno Dos Avestruces

DOS AVESTRUCES

Una señorita solterona de Sevilla tenía un cortijo. Era su segunda vivienda.

Cuando llegaba <<la calor Sevillana>> huía al cortijo como alma que lleva el

diablo a pasar el verano. Un día el manijero del cortijo le regalo dos avestruces

y creía, vaya a saber por qué, que una de ellas, ¿cuál de las dos? Era el

demonio en forma de avestruz. Como la señorita, que vestía de negro y rezaba

el rosario d azabache, no podía vigilarlas continuamente, -volvió loco al

manijero- el hombre ya tenia bastante con trabajar y cuidar la hacienda.

Me contrató a mí, que soy trabajador, -de todo lo que salga- para que vigilase

de noche. «Como todo el mundo sabe», me explicó, la señorita, «una de estas

dos avestruces es el demonio.

Cuando usted vea que a una de ellas le empiecen crecer, sobre sus alitas,

dos alas escamosas y de dragón, no deje de avisarme, porque ésa, sin duda

alguna, es el demonio. Entonces haremos una lumbre bien grande y la

quemaremos viva para terminar así con la maldad sobre la faz de la tierra».

Durante las primeras noches me mantuve despierto, vigilando a los avestruces:

qué animales simples y muy sosos. Luego mi celo me pareció injustificado y,

apenas la solterona se acostaba, el manijero se iba al pueblo a su casa, yo me

envolvía las piernas en una manta y, encogido en una silla de enea del huerto,

dormía la noche entera. Nunca pude averiguar cuál de los dos avestruces era

el demonio. Entonces le dije a la señorita que: dejaba el trabajo. Se que es

una locura, -añadí- en esto tiempos que corren, desaprovechar un trabajo,

sufro en mis carnes, la precariedad de empleo. Pero me resulta inoperante

pasar las noches en vela.



En: No Categorizado
Permaenlace: Carmen María Camacho Adarve de Cuentos de Invierno...
Comentarios: 0
Leído 1748 veces.



25.6.2010 GMT

Jorge Castañeda. Patagonia

Jorge Castañeda
Ciudadano Ilustre de Río Negro
Cónsul de Poetas del Mundo
Embajador Universal de la paz (UNESCO)

PATAGONIA SOY

Patagonia soy distancia

Nevazón y pedregal

El pecho blanco del ñanco

Suerte tal me dará.

Patagonia soy silencio

Del coirón y chacayal

El viento se hace ceniza

Bajando del salitral.

Patagonia soy michay

Cumbres menuco escorial

Un cerro más otro cerro

¿destino dónde estarás?

Patagonia soy vertiente

De agua pura manantial

Picada abierta en la estepa

Sol ardido y arenal.

Patagonia soy basalto

Mallín guanaco y guadal

De piedra son mis silencios

De pircas mi soledad.

Patagonia soy gaviotas

Señoras del litoral

Rastrillada de las lanzas

¿mi tierra cómo olvidar?

En el Sur busco mi Norte

Su impronta prendida está

Patagonia soy meseta

Bajo cerro y salitral.

Jorge Castañeda

Valcheta

JORGE CASTAÑEDA

Poeta, escritor y periodista argentino nacido de padres rionegrinos en la ciudad de Bahía Blanca y radicado en Valcheta, provincia de Río Negro.

Ha publicado los siguientes libros: “La ciudad y otros poemas”, “Poemas breves”, “30 poemas”, “Poemas sureños”, “Sentir patagónico”, “Los atabales del tiempo”, “Valcheta, un pueblo con historia” y “Suma Patagónica”, “Pilquiniyeu es un chancho que vuela” edición digital “Que de libros” Ediciones, “Por la vida y por la Patria” Poemas edición digital “Que de libros” ediciones.

Tiene inéditos: “El lirio de los valles”, “Crónicas & Crónicas”, “Donde llora el ornitorrinco”.

Figura en varias antologías tanto nacionales como extranjeras, habiendo recibido numerosos premios por su obra literaria. Es conferencista sobre temas patagónicos.

Es miembro de la Sociedad Argentina de Escritores, de la Academia Virtual Sala de Poetas y Escritores de Brasil, Socio del Círculo de Poetas de la ciudad de Morón, de la Asociación Cultural Bilakabide de España, del Club de Amigos “El Paisaje” de Vizcaya, España, Socio de Honor del Ateneo Cultural de Buenos Aires, del Ateneo Cultural “El Hornero” de José C. Paz, miembro adherente del Fondo Editorial Bonaerense y del Editor Interamericano de Buenos Aires, Titular Académico del Centro Cultural Literario y Artístico “Agustín García Alonso” de España, Académico Benemérito del Centro Cultura “Gazeta de Felgueiras” de Portugal, Miembro de Honor del “Club de Intelectuales Franceses” de París, Socio de la Unión de Poetas y Escritores Argentinos de Buenos Aires, Miembro de Número de la Fraternidad Internacional de Escritores con sede en Estados Unidos, Académico de Mérito de la Academia Internacional de Pontzen de Milán, Italia, de la Asociación Cultural “Amigos del Teatro” de España, destacado como personalidad de la cultura año 2000 por la Extensión Cultural de la Compañía General de Inversiones, Miembro del Comité de Honor de la Academia “Padre Pío de Pietralcina, de Italia, Miembro Numerario de la Asociación Mundial de Escritores con sede en León, España, Miembro del Centro Literario “Bartolomé Mitre” de la ciudad de Azul, República Argentina, Diploma de Honor extendido por la Municipalidad de la ciudad de Quilmes, R. Argentina, Miembro Correspondiente de la Unión Cultural Americana con sede en Buenos Aires, Certificado de Excelencia en Letras otorgado por la Universidad de Colorado (EEUU), Certificado de Honor otorgado por la Embajada de la República del Líbano en Buenos Aires, Cónsul para la provincia de Río Negro de “Poetas del Mundo” con sede en Chile, Miembro Asociado al Colectivo Internacional “Sane Society” y de “Talen Seekers de EEUU, Miembro de la Unión Mundial de Poetas Laureados, Asociado del grupo de Poetas y Escritores Bilingües “Pensarte” de Seattle (EEUU), Miembro de la “Red Mundial de Escritores en Español (España), Poeta Asociado a la World Poets Society “Asociación Mundial de Poetas con sede en Grecia, integrante del colectivo ComunicArte, del grupo internacional de poetas “Antonio Miranda” de Brasil, representante en Argentina de “Abrace” entidad cultural de Montevideo, Uruguay, Socio de “La Voz de la Palabra Escrita” de España, Miembro de la Sociedad de Escritores Latinoamericanos y Europeos (Selae) con sede Milán, Italia, Miembro de la Asociación Latinoamericana de Poetas, Escritores y Artistas (Asolapo) con sede en Cuzco, Perú, integrante de Personalidades del Arte Mundial (EEUU), Colaborador de la Asociación Artística y Literaria “Palabra Siglo XXI” de Brasil, Delegado Honorario de la Sección Argentina del Foro Internacional de Cultura y Literatura por la Paz, Miembro del Congreso de la Sociedad de la Cultura Latina con sede en Brasil, Miembro de la Unión Hispanoamericana de Escritores con sede en Perú, Embajador Universal por la Paz designado por el Circulo Universal de la Paz con sede en Ginebra, Suiza; miembro del Colectivo Cultural “Hía Tahuikatzi” de Sonora, México; miembro del Colectivo “Ave Viajera” de Colombia, figura en la Antología Poética Nacional por la provincia de Río Negro, editorial “Gazeta Virtual”. También han sido publicados textos en la prestigiosa revista Carta Lírica y en la antología literaria “Rostros y voces” figura con una nota bibliográfica y currículum y textos.

Invitado a exponer poemas en el homenaje al nacimiento de Pablo Neruda en la casa de Isla negra, junto a otros poetas del mundo.

Su obra literaria ha sido declarada de “Interés cultural” por la H. Legislatura de Provincia de Río Negro y presentada de igual forma ante la H. Cámara de Diputados de la Nación. Recientemente la Honorable Legislatura rionegrina lo ha designado “Ciudadano Ilustre Río Negro”, por su extensa trayectoria literaria que le significó reconocimientos internacionales y por su contribución invalorable a la cultura nacional, mediante su Declaración Nº: 183/2009.

BLOG DEL AUTOR: http://jorgecastaneda.fullblog.com.ar

PARA MI PADRE

¡Oh, padre del desconsuelo Te veo en el tiempo con tus ojos mansos. Te adivino en los acordes de la guitarra despuntando estilos y milongas, austero de gestos y parco de palabras. Guitarra que como las alas de un pájaro tenía una cinta argentina en el diapasón alborotando el sentir de tus silencios.

Te recuerdo en las noches estivales sereno bajo la sombra de los álamos mirando las estrellas del cielo transparente del Sur. Con tus partidas de taba y el viejo pangaré gargantilla que trajiste con vos desde tus pagos de Choele Choel.

Padre que supiste de prudencias como de pitar largamente el “brasil” para perderte sin apuros ni urgencias en el humo áspero del tabaco negro.

Padre que nunca hablaste mucho porque la vida te dio otras virtudes. Yo te recuerdo en el aroma de los alfalfares, de los cardos, del coirón. Pionando en las estancias o a tus anchas en una obra en construcción.

¿Cómo poder ahora que ya no estás y que tanto ha pasado el tiempo decirte cuánto te quise y cuánto te extraño?

¿Cómo poder expresar que hoy lamento no haberme acercado más a tu mundo y hablar de las pequeñas cosas que son las realmente importantes?

¿Cómo no haberme dado cuenta que tu mejor caricia fue tu entrega al trabajo cotidiano para darnos el pan de cada día?

Te recuerdo sentado bajo la sombra del árbol del cielo que alguna vez generosamente plantaste con tus manos.

De tu prudencia y humildad tengo el corazón colmado. Porque nunca buscaste pleitos y nunca pudieron los arrogantes hacerte enojar por banalidades sin importancia.

Por eso a pesar del tiempo transcurrido desde que te marchaste a veces cuando despierto por las mañanas tu recuerdo está presente y ese día tengo la sensación que algo me falta.

Y entonces me figuro que converso con vos y que hablamos, o lo que es mejor nos entendemos sin palabras y así puedo contarte de mis asuntos, de mis sentimientos, de la alegría que tengo por los hijos que son tus nietos, de las pequeñas felicidades que la vida me regala en forma casi cotidiana. Padre que fuiste mi sangre y mi todo.

¿Dónde colocar tantas cosas que tengo para decirte? ¿Qué hacer cuando quiero hablarte y me doy cuenta que ya no estás conmigo?

Padre trajinando con tus amigos las calles de mi cuidad natal de Bahía Blanca, trabajando de albañil con la vianda para almorzar en la obra de construcción ya sea verano o invierno: manejando la vieja moto Puma por las calles del barrio o tomando mate amargo como desayuno por las mañanas.

Padre que cuando tomaste el tren que no quiso saber de regresos porque la muerte te esperaba en la gran ciudad lejos de los tuyos perdí la oportunidad en la estación de Valcheta de decirte: -Viejo, te quiero…

Ese tren que te llevó al pago lejano del que no se regresa, a veces pita en mi corazón con sonido de tristeza. Y me acuerdo de vos.

Padre que tan lentamente como viviste de pronto un día aciago que nunca olvidaré tus ojos se quedaron cerrados para siempre lejos de tu casa y yo que no pude decirte adiós.

Jorge Castañeda

Ha participado en las siguientes páginas de cultura en Internet:

www.antoniomiranda.com.br Página Internacional de Poesía Iberoamericana (Brasil)

www.revistamacedoniobelarte.com Revista Digital de Cultura – Cruz del Eje

www.isla_negra.com Casa de Poesía y Literatura España

www.laiguanarevistadepoesía Revista Digital de Cultura (Argentina)

www.venetorosario.com.ar Revista La Buhardilla (Rosario)

www.egodot.com Revista Esperando a Godoy – Buenos Aires

www.puentesamarillos.com Una revista de Bariloche

www.fmgenesisvalcheta.com Poemas Cristianos

www.dragóninvisible.com.es Revista de España

www.lamanecida.rionegro.gov Revista Agencia Cultura de Río Negro

www.diariorionegro/blog/mediomundo Diario Río Negro

www.eltimonelvirtual.com Revista Literaria de Sierra Grande

www.patagonia.argentina.com Revista de temas patagónicos

www.revistaarabe.com Revista de temas árabes – Entre Ríos

www.locurapoética.com Revista Literaria de Salta

www.delapalabra.com Revista La avispa – Mar del Plata

www.espacioblog/honrarlavida Inclusión de poemas y textos

www.esterfaridematar.com.ar Inclusión de comentarios y poemas

www.histocultura.blogspot.com Revista de España

www.poetasdelmundo.com Curriculum y poemas (Sede en Santiago de Chile)

www.redescritoresespa.com Nota curriculum y poemas (España)

www.artecomunicarte.com Nota curriculum y poemas

www.agua-fresca.com.ar Colaboraciones varias

www.convozpropiaenlared.blospot.com Revista de España

www.poderypaz.com Página de noticias cristianas de México

www.alpasXXI.literatura.zip.net Revista de literatura (Brasil)

www.asolapocuscoinmortal.org A. Latinoamericana de Poetas (Perú)

www.hispanoramaliterario2.ning/profile/jorgecastañeda (España)

www.literatos.c/Selae (Sociedad Latinoamericana de Escritores (Milán)

www.argen-arte.com.ar Revista Internacional de Literatura

www.iflacearg.bravehost.com/castaneda.html Foro Internacional Cultura Paz

www.avaluche.com/spig.php.article883

www.mundoculturalhispano.com/spig/spip/php.article5278

proyectobibliotecapatagonica.blogspot.com/2009/05/castaneda-jorge.html

http:/uniondelapalabra.podomatic.com

http.escritores42.blogspot.com/2009/06/jorgecastaneda/poemas-castaneda.html

wadi.lacoctelera.net/post/2009/…/cual-pelicano-pasa

www.lanueva.com/edicion-impresa/nota/11/06/2009/96b036.prt

www.revistacanasanta.com de Canadá

http://abracecultura.ning.com.seraporlapalabra

lamanchadequilicura.bolgspot.com

www.cartalirica.com/poesía_general.html

http://farm4.static.flickr.com/3224/2942089985_a93da4ed62.jpg



En: No Categorizado
Permaenlace: Jorge Castañeda. Patagonia
Comentarios: 0
Leído 1104 veces.



25.6.2010 GMT

Serie por nuestos cerros / Aventura en Delta Del Orinoco/ Edilia de Borges.

El Delta del Orinoco

Junio 2010-06-22

El Delta del Orinoco es una gran puerta, por ella salen hacia el Océano Atlántico todas aquellas aguas convertidas en torbellinos, caños, cascadas, ríos, que muchos kilómetros atrás alimentaron al Gran Río, el Orinoco. El Delta es grande, muy grande en el mundo y se ubica en el estado Delta Amacuro, al norte del cauce principal del río Orinoco, el mas grande de Venezuela. La región deltaica es una llanura fluvial de reciente origen geológico formada principalmente por arcilla y limo cuya formación debió iniciarse al final de la Era Terciaria. El río Orinoco en su salida hacia el mar guarda la historia de la etnia Warao, sus mitos, su exquisita artesanía, su lenguaje, la vida de los criollos.
Es esta naturaleza avasallante la que en esta ocasión mi amiga Rosana y yo visitamos, queríamos conocer las aguas que sostienen un mundo, la vegetación y los animales que han persistido por siglos, queríamos contemplar la visión de la palma Moriche y el paisaje deltaico de un viajero que estuvo allí en 1839, el Padre José Gumilla quién dejó en sus manuscritos su percepción de esta tierra.

Es fácil llegar hasta allá desde Caracas, mi amiga y yo, armamos nuestros morrales viajeros y a las 5.30 p.m., ya estábamos sentadas en un autobús cómodo y rápido, que atravesando sin problemas varios estados de nuestra geografía, nos dejó muy de mañana en la ciudad de Maturín, capital del estado Monagas. Nos esperaba el señor Carlos González con su camioneta, aún siendo día laborable las calles a esa hora estaban con poca gente, me fue grato observar que éstas y la avenida por donde transitábamos estaban pulcras y bien cuidadas. Nos detuvimos en un café que apenas abría sus puertas, allí nos desayunamos. Mientras conducía el amable señor González nos iba señalando y describiendo todos los puntos de interés por donde pasábamos. Tomamos una vía fuera de la ciudad con destino al poblado de San José de Bujas* (*en warao significa mangle), es pequeño con una mezcla de población de criollos y waraos. Muchos niños uniformados iban hacia la escuela.

Saliendo de San José de Bujas, Edilia y Rosana

El río Guanipa corre por un lado al final del pueblo (donde termina la carretera) y sobre él un vetusto puente de concreto y cabillas que se está cayendo por uno de sus lados, debido a que sus cimientos han ido cediendo con el paso y crecida de las aguas y el terreno lodoso. Yace inclinado hacia un costado. Mientras le tomo una foto pienso: “Espero no se le ocurra desplomarse en este momento”. Estamos en el Caño Bujas, éste es el puerto, acá nos embarcaremos. Un “hasta luego” para el amigo González y subimos a una lancha blanca y grande, sin techo, con motor fuera de borda, a cargo un sonriente señor que con mucha paciencia respondería las muchas preguntas que durante el trayecto le hicimos.



Paisaje del Delta del Orinoco

Por fortuna nos habíamos embadurnado hasta el cabello con protector solar y nos cubrimos con sombrero y mangas largas, ya que el sol estaba fortísimo y su reflejo en el agua contribuía aún más. Navegamos alrededor de 2 ½ horas. El río es ancho, hay confluencia de corrientes y ramales, unos cruzan a los otros varias veces, son hermosos, largos y parecidos. El Delta va sedimentando nuevas playas, nuevas islas. Crece inexorablemente hacia el Atlántico. Nos encontramos con algunas canoas estrechas y largas. Pobladores waraos trasladan a sus hijos para la escuela, llevan y traen productos, mercancías. La compleja red fluvial que atravesamos generan islas pantanosas con poco terreno firme, donde se localizan grandes lagunas. El Lirio de Agua y La Bora destacan con profusión, el agua está fría y oscura. En las orillas, aisladas a veces o en reunión de 4 a 5, vemos las viviendas de los waraos sostenidas con altos troncos de árboles que se sumergen en el agua, la choza, sin paredes, sin puertas ni ventanas, al aire. Es una plataforma de madera sin pulir, virgen, techo de palma Temiche o en su lugar de Moriche, está abierta a la luz y al viento por todos lados, apenas una escalerita que baja hasta la canoa que está amarrada a ella y sobre el agua. Chinchorros de moriche cuelgan uno al lado del otro, pertenecen al núcleo familiar. Ollas negras de hollín y bateas de teca están en el piso apiladas, al lado de sacos con alimento (granos), piezas de ropa puestas al sol colorean el uniforme marrón oscuro donde se confunden, agua, vivienda y piel de sus habitantes. Los warao constituyen móviles pobladores. El indio cuando agota la zona donde se instala de cacería y peces, simplemente se muda dejando la choza atrás, otro la habitará probablemente.



Campamento

Distingo ya muy cerca un complejo de techos de palma y un muelle de madera. “Llegamos”, nos confirma el capitán. Este es el Campamento “Boca de Tigre”, el río desde aquí lleva el mismo nombre. Acerca la lancha a los escalones del muelle, el agua está a su nivel y solo queda dar un pequeño salto. Nos da la bienvenida el encargado, mientras gira instrucciones a una señora para que lleven nuestro equipaje y a nosotras a la habitación que nos han reservado. Cruzamos el pequeño y estrecho puentecillo y la frescura y sombra de los árboles sembrados por doquier nos refrescan, jardines con flores y palmas, se destaca un patio circular cuyo piso lo conforma un espiral de piedrecitas de varios colores, está inspirado en una artesanía warao. Amplios y ventilados corredores techados y pisos de madera. Las camas de nuestra habitación la protegen sendos mosquiteros, artesanía tejida warao adornan las apredes, un pequeño y completo baño. Todo aquí está fabricado con madera y palmas de la zona, hasta las pantallas de las lámparas. Hay una planta eléctrica, confortable comedor. En conjunto es acogedor y hospitalario, ventilado, confortable y plácido.



Comedor del Campamento

Luego de una bebida fría y un descanso, almorzamos con profusión culpable, pero fue todo tan delicioso que consideramos un pecado dejar algo en los platos. Después de otro merecido reposo subimos a la lancha con Denis (El Capitán) y el Catire Ramón (Guía warao), con ellos hicimos una hermosa excursión fluvial por los caños cercanos. Pudimos observar con interés el “fenómeno de la marea”: Cuando llegamos en la mañana el agua del río estaba al nivel del último escalón o sea en criollo “hasta los teque-teques”, pero ahora en cosa de 6 horas el agua ha bajado mucho. Nos explicaron que el fenómeno ocurría debido a la entrada de la marea proveniente del océano. Era curioso ver como “La Bora” en pequeños o grandes grupos pasaba hacia arriba y más tarde de vuelta hacia abajo según la cambiante corriente del río.


Flor del cacao de agua

Anclamos la lancha en un recodo retirado del río, semi-escondido entre la fronda, sin desembarcar asimos una vara larga con un guaral amarrado y a su final un anzuelo pequeño, el Catire colocó en él carnada de pollo, nos indicó como lanzar el anzuelo al agua y a pescar, amigos. Al rato Rosana ya sacaba una mediana presa, (rumié envidiosa: “Suerte de principiante”) una piraña hermosa y colorida de dientes afiladísimos, luego lo hizo el Catire, pero El Capi y yo frustrados no pescamos nada, decidimos devolver a agua los pescados y regresarnos al Campamento.

Comunidad warao

Se nos ofreció una sabrosa cena. El cielo era un pizarrón con puntos luminosos, Rosana identificó para nosotros algunas estrellas, contemplábamos la cinta líquida plateada, oyendo a veces el chapotear de las Toninas, pero al recordar que al siguiente día traería nuevas emociones nos fuimos a dormir.

Hemos realizado una muy interesante visita a una Comunidad warao, “Guanipa Morena II”donde vive la familia del Catire Ramón, cercana al campamento, son alrededor de 10 chozas que se comunican entre sí sobre el río por unos tablones de madera. Gente alegre y honrada, hospitalaria e ingenua. Defienden sus tradiciones musicales, culinarias (bola de plátano, bollo de catevía, de lau-lau (peces), primorosas artesanías (madera de teca, hilos de la hoja de moriche o de palma), chinchorros de moriche. Los niños querían fotografiarse, lo hicimos. Hablé con el padre de El Catire quien me enseñó a sacar las fibras a la hoja de moriche, él estaba sentado en el suelo y amasaba en una olla, harina para hacer arepas, me convidó a beber jugo de moriche, luego conversé con algunas mujeres, por señas ya que no nos entendíamos con palabras. Compramos algunas hermosas piezas de artesanía.


Artesanía warao
Otro día que esperábamos con gran ansiedad y curiosidad, caminaríamos por la selva. Embutimos nuestros pies y hasta la mitad de las piernas en sendas botas de goma, repelente a chorros por toda nuestra humanidad, sombreros y hasta guantes nos pusimos. Luego comprobaríamos que no estaba de mas. Mejor aún, fue un acierto. Denis nos llevó en la lancha río abajo, en alguna parte torcimos hacia la izquierda y nos introducimos por una abertura casi invisible entre aquella muralla de raíces de mangle rojo (Rhizophora mangle) árbol emblemático de la región, que crece profusamente por doquier, es un túnel vegetal donde casi no penetra el sol por lo tupido del follaje, palmas (Temiche, Palmito, Real), Cocoteros), gigantescos árboles de Teca con raíces impresionantes (con su corteza se hacen bellas tallas ornamentales), Cuajo, Seje, Yagrumo y Mangle, entre otros. El Catire machete y hacha en mano va adelante, el agua pantanosa, negra, llena de hojas y ramas caídas, raíces sumergidas, hace un sonido de “Ploff” cuando al pisar el pantano éste succiona nuestras botas y con esfuerzo las levantamos, calor sofocante, no hay brisa alguna, paredes vegetales oprimen el sendero que no vemos, telas de araña enormes, seguimos al guía.

Catire

Me columpio con unas largas lianas sobre un pantano (susto). Mil y una planta para fotografiar, pero los zancudos nos atosigan, se nos da de beber como agua, la savia de un tronco que corta El Catire, él da golpes con el hacha sobre las enormes raíces de la Teca, para demostrarnos el audible eco lejano que trasmite (si una se pierde puede avisar con este sonido donde está ). Se detiene ante el largo tronco caído de un Moriche, con el machete, descorteza un punto y escarba dentro de él para extraer un voluminoso y lustroso gusano que tiene adherido una bolsa amarilla de aceite, le quita ésta con los dedos y luego se lleva a la boca el vivo “pasapalo gusanoide”, ¡Canastos Verdes!, mi amiga y yo nos quedamos patitiesas y sin saber que responder cuando nos ofrece gentil, otro pequeño pasapalito. Con elegancia hipócrita declinamos la invitación a degustar tan exquisito manjar. El Catire nos brinda “in situ” diversa información sobre los atributos de esta palma, alimento, cobijo, artesanía, vestuario. También nos enseñó el Tirite ( lachnosrohon.sp) una planta asociada al mundo mitológico del warao, además que la utiliza para fabricar hermosas y variadas cestas (de la corteza del tallo). Seguimos recorriendo la selva. Todo aquí resplandece en húmedo verano como si Dios no hubiese terminado su creación. No puedo hablar del Delta con palabras, sino con emoción del alma.

Chenchenas

De vuelta en el río, al regreso tuvimos momentos mágicos. Un manatí emergió y sumergió dos veces en el agua a título de exhibición para nosotras. Un manchón rojo escarlata en el cielo se diluye en magníficos ejemplares de aves “Corocoras” que elegantes se posan en la orilla arenosa. Era propicia la hora. Un trío de juguetones delfines saltan a ratos en el agua. Vuela raudo un pequeño tucán, apenas vislumbramos el colorido pico. Un árbol alto y frondoso presta las ramas de su copa como albergue para monos aulladores, mientras a lo lejos oímos su ronco aullido gutural. Un pequeño Martín Pescador se sumerge rápido en el agua y sale con un pececillo en su pico, alza el vuelo.

Se acerca el final de al tarde, regresamos al Campamento .

Comunidad warao
Al día siguiente salimos muy temprano a navegar, la idea era de aprovechar la subida de la marea y llegarnos hasta Pedernales donde desemboca el río en el mar. A poco de navegar hubimos de buscar un refugio pronto, por fortuna había uno muy lejos. De repente el horizonte hacia donde navegábamos desapareció de nuestra vista, todo estaba cubierto por una espesa neblina, que en realidad no era tal, sino una cascada de lluvia, un torrencial aguacero que se acercaba muy rápido. El agua se agitaba furiosamente creando pequeñas olitas que chocaban contra la orilla del refugio, había una muy fría brisa. La furia de la naturaleza me asustó, el horizonte confundido con el cielo, todo nublado, gruesas gotas de agua caían con fuerza. Pero tan rápido como llegó igual se fue.

Corocoras
Ya lejos la lluvia volvimos a embarcarnos y continuar nuestro viaje hacia la desembocadura, en cierto momento estuvimos con el norte el mar, a la izquierda Tucupita y a la derecha Monagas, atrás Boca de Tigre. Navegábamos el río Mánamo, pasamos Boca de Bagre, isla Pedernales, la región del Morocoto, isla Mánamo. Pasamos de largo a Pedernales y seguimos al poblado de Capure a la orilla de Boca Pedernales (donde desemboca el río en el mar.)

Tucanes
Capure es un muy pequeño poblado, algunos de sus habitantes viven de la pesca pero en su mayoría muchos de los lugareños trabajan en las 2 plataformas petroleras que se encuentran cerca, ambas explotan yacimiento petroleros dentro del río, a veces el aire trae el olor fuerte del mineral. Recorrimos las 3 calles del poblado tomando fotografías mientras los lugareños nos observaban curiosos. Denis el Capitán, nos dio prisa para volver, se acercaba la hora de la subida de la marea y por experiencia nos explicó lo difícil y peligroso que se torna el mar cuando esto ocurre, forma violenta marejada, fuerzas diferentes mueven la embarcación con peligro de hundimiento.

Iglesia de Capure

Llegamos al Campamento sanas, salvas y hambrientas. Almorzamos y mientras arreglábamos el equipaje cayó otro fuerte chaparrón de agua, hubo que esperar que escampara para poder embarcarnos. El momento llegó aunque el cielo seguía encapotado, despedida de todos. Denis nos trasladó de nuevo al puerto de Bujas. Nos esperaba el amigo González y de nuevo en su camioneta nos llevó al Terminal de buses en el centro de Maturín, donde esperamos la hora de salida. Tuvimos un viaje de regreso tranquilo y a las 6.30 a.m., ya estábamos en Caracas.

Calle de Capure

Más que conocer un Campamento, conocimos un modo de vida en uno de los territorios todavía vírgenes en el planeta.

Nos vemos en la próxima.

Edilia C. de Borges

Fotografías: Rosana Langerano


Publicado por Onza, Tigra y Leona en 20:29
Etiquetas: Delta Amacuro


En: No Categorizado
Permaenlace: Serie por nuestos cerros / Aventura en Delta Del...
Comentarios: 0
Leído 1921 veces.



25.6.2010 GMT

Caracas Venezuela / Avenida Libertador.

Un paseo por la Avenida Libertador Caracas Venezuela



En: No Categorizado
Permaenlace: Caracas Venezuela / Avenida Libertador.
Comentarios: 0
Leído 1542 veces.



25.6.2010 GMT

Silvia Spinazzola / Silhs...Supongamos... Argentina

Supongamos que fabrico un volcán
con cien violetas.
Que se dispara una bengala
para poder espiarme los suicidios.
Que invento un nombre
para llamar al fruto
que madura en las cejas.
Supongamos que giro
sobre mi lado izquierdo.
Que el sol muere de risa
en medio de un glaciar.
Que escudriño al desamparo del espejo
para mirar de frente a los que huyen.
Supongamos que voy y vengo
por la mitad del río
sin volverme
sin revolver las dudas.
Que gobierno las horas
hasta brotarle almácigos de dedos.
Supongamos
que atrinchero a la noche
la recorto del día
para que nada eclipse
disienta o incomode.
¿dónde quedan los sueños
la libertad sus voces
mi espacio
la utopía ?
© Silsh
(Silvia Spinazzola)
Argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: Silvia Spinazzola / Silhs...Supongamos... Argentina
Comentarios: 0
Leído 1533 veces.



Página 1 de 1. Total : 6 Artículos.

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos