Revista Literaria Periódico Cultural

31.10.2007 GMT

Fábulas

El león y el toro

Pensando el león como capturar un toro muy corpulento decidió utilizar la
astucia. Le dijo al toro que había sacrificado un carnero y que lo invitaba
a compartirlo. Su plan era atacarlo cuando se hubiera echado junto a la mesa

LLegó al sitio el toro pero viendo sólo grandes fuentes y asadoresy ni asomo
de carnero se largó sin decir una palabra.

Le reclamó el león que por qué se marchaba así pues nada le había hecho.

-- Sí que hay motivo -- respondió el toro --pues todos los preparativos que
has hecho no son para el cuerpo de un carnero sino para el de un toro.

Observa y analiza siempre con cuidado tu alrededor y así estarás mejor
protegido de los peligros.


Los dos perros

Un hombre tenía dos perros. Uno era para la caza y otro para el cuido.
Cuando salía de cacería iba con el de caza y si cogía alguna presa al
regresar el amo le regalaba un pedazo al perro guardián. Descontento por
esto el perro de caza lanzó a su compañero algunos reproches: que sólo era
él quien salía y sufría en todo momento mientras que el otro perro, el
cuidador. sin hacer nada disfrutaba de su trabajo de caza.
El perro guardián le contestó:

-- ¡ No es a mí a quien debes de reclamar sino a nuestro amo ya que en lugar
de enseñarme a trabajar como a tí, me ha enseñado a vivir tranquilamente del
trabajo ajeno !

Pide siempre a tus mayores que te enseñen una preparación y trabajo digno
para afrontar tu futuro y esfuerzate en aprenderlo correctamente.


El águilael cuervo y el pastor

Lanzándose desde una cima un águila arrebató un corderito.

La vio un cuervo y tratando de imitar al águila se lanzó sobre un carnero
pero con tan mal conocimiento en el arte que sus garras se enredaron en la
lana y aun batiendo al máximo sus alas, no logró soltarse.

Viendo el pastor lo que sucedía cogió al cuervo y cortando las puntas de sus
alas se lo llevó a sus niños.

Le preguntaron sus hijos acerca de que clase de ave era aquella y les dijo:

- Para mí sólo es un cuervo pero él se cree águila.

Pon tu esfuerzo y dedicación en lo que estás realmente preparado, no en lo
que no te corresponde.

El león y el ciervo
Estaba un león muy furioso, rugiendo y gritando sin ninguna razón.
Lo vio un ciervo a prudente distancia y exclamó:

-- ¡ Desdichados de nosotros, los demás animales del bosque, si cuando el
león estaba sosegado nos era tan insoportable,
¿ de qué no será capaz estando en la forma que está ahora ?

Cuidémonos de no dar nunca poder a los irascibles y dañinos, pues si ya sin
motivo nos dañan, más lo harán si por cualquier causa se sienten inconformes

El gato y las ratas
Había una casa invadida de ratas. Lo supo un gato y se fue a ella, y poco a
poco iba devorando las ratas. Pero ellas, viendo que rápidamente eran
cazadas, decidieron guardarse en sus agujeros.
No pudiendo el gato alcanzarlas, ideó una trampa para que salieran. Trepó a
lo alto de una viga, y colgado de ella se hizo el muerto. Pero una de las
ratas se asomó, lo vio y le dijo:

-- ¡ Oye amiguito, aunque fueras un saco de harina, no me acercaría a tí !

Los malvados, cuando no pueden dañar a sus víctimas directamente, buscan un
atrayente truco para lograrlo. Cuídate siempre de lo que te ofrecen como muy
lindo y atrayente.

La zorra y la pantera.
Disputaban la zorra y la pantera acerca de su belleza.
La pantera alababa muy especialmente los especiales diseños "pintados" de su
piel.

Replicó la zorra diciendo:

-- ¡ Mucho más hermosa me considero yo, no por las apariencias de mi cuerpo,
sino por mi espíritu !

Las cualidades del espíritu son preferibles a las del cuerpo.

El asno que cargaba una imagen.
Una vez le correspondió a un asno cargar con la imagen de un Santo por las
calles de una ciudad para llevarla a un templo. Y por donde él pasaba, la
multitud se postraba ante la imagen.

El asno, pensando que se postraban en respeto hacia él, se erguía
orgullosamente, dándose aires y se nego a dar un paso más.

El conductor, viendo su decidida parada, lanzó su látigo sobre sus espaldas
y le dijo:

-¡Oh, cabeza hueca, todavía no ha llegado la hora en que los hombres adoren
a los asnos!
Nunca tomes como tuyos los méritos ajenos.

La gallina de los huevos de oro.
Un granjero y su esposa tenían una gallina que ponía un huevo de oro cada
día.
Supusieron que la gallina debería contener un gran terrón del oro en su
interior, y para tratar de conseguirlo de una sola vez, la mataron.
Haciéndolo así pues, encontraron para su sorpresa que la gallina no se
diferenciaba en nada de sus otras gallinas.
El par de ingenuos, esperando llegar a ser ricos de una sola vez, se
privaron del ingreso del cual se habían asegurado el día a día.

Nunca destruyas, por ninguna razón, lo que buenamente haz adquirido y te
está proveyendo de bienestar.

Carta de la luna al lobo

Mi querido lobo:
Como luna quiero seguir dándote luz en las oscuras noches, seguir tu camino
a dónde quiera que vayas. No todos los caminos son hierba, ni todas las
noches son claras, tampoco todas las canciones son risas ni tampoco son
lágrimas, pero aún y así, quiero seguir a tu lado sin el condicionante del
tiempo, solo quiero seguir con el compromiso de tu amor, ese amor que
caldea mi núcleo, mi alma...
Tengo toda una vida para amarte y no quiero desperdiciar un sólo segundo en
cosas vanales o triviales. Necesitaría de dos, o tres, o tal vez más vidas
para poder entregarte todo mi amor, pero... sólo dispongo de ésta luz y éste
momento, por ello mi amor es tan intenso, no quiero que se pierda un ápice
de él entre mis dedos.
Algunas veces sueño con que los dos somos lobos, o los dos somos luceros y
desde una montaña visualizo como correriamos juntos o como iluminariamos al
unísono.

Hablé con el sol y el me dijo que hablase con el tiempo, hablé con el tiempo
y él me dijo que hablase con la paciencia, hablé con la paciencia y me dijo
que hablase con el amor, hablé con el amor y me dijo que hablase con la vida
hablé con la vida y ella me dijo que hablase con la sabiduría.

A la sabiduría le pregunté porqué los sueños no pueden hacerse realidad, y
ella me contestó que cuando tenemos un deseo y no lo podemos conseguir lo
convertimos en sueños. Los sueños los sentimos como inalcanzables y no
pensamos que un sueño se convierta en realidad. Pero si a ese sueño le damos
la luz del sol, lo mantenemos en el tiempo ayudándonos de la paciencia y lo
cuidamos con mucho amor, tal vez algún día le daría las gracias a la vida.
También me dijo que no perdiera nunca los sueños, porque ese pequeño milagro
que se llama soñar nos acerca a lo inalcanzable dándonos ilusión y fuerzas
para seguir manteniéndolos latentes.
Así que.... con mis fantasías y realidades, con lo posible y lo imposible,
con las presencias y las ausencias, quiero seguir amándote.






Graciela E. Prepelitchi
"Solo tan solo como quiera puedo crecer.
Solo tan lejos como busque puedo ir.
Solo tan profundo como mire puedo ver.
Solo tanto como sueñe puedo Ser".



En: No Categorizado
Permaenlace: Fábulas
Comentarios: 6
Leído 2309 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

Rubén Patrizi

Venezuela, Venezuela

Las personas que adornan una esquina, dando colorido a su lucha diaria en su eterno vivir, para ellos,...

Mi perfil Completo


Buscar

 


atom



Blog Gratis para humanos.


vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos