Revista Literaria Periódico Cultural

Junio, 2010

25.6.2010 GMT

Serie de los Nuestros/Mérito al Maestro Manuel Cáceres

Enclavada en esta montaña de los valles del río Tuy,(Sabana de Mendoza Ocumare del Tuy) existe esta escuelita, donde el Maestro Manuel, todos los días, casi con los truenos y relámagos en ésta época de invierno, vista constantemente para dar a los niños las luces que son necesarias para salir del analfabetismo...

Pasando ríos, mojándose, y muchas de las veces a pleno sol, va diariamente en un largo haber de obstáculos que con determinación y coraje el maestro Manuel los vence, para ir en ese peregrinar a enseñar a estos niños.

Una Medalla al mérito al Maestro Manuel Cáceres...

Hay que pasar el río para ir a la

Escuelita...

El General de Dv: Agustín Berzares, Hablando con los niños

En esta foto se muestra, el robo al tanque y a las pocetas de los baños... NI en esa zona remota se salvan del vandalismo.

No se respeta al sitio que ocupan los niños...


Colocar los pies en el banco donde se coloca otra cosa, yo me pregunto por qué en éste país en las pardas de autobuses la gente se sienta al reves...

Rubén Patrizi...



En: No Categorizado
Permaenlace: Serie de los Nuestros/Mérito al Maestro Manuel Cáceres
Comentarios: 2
Leído 10773 veces.



25.6.2010 GMT

Carmen María Camacho Adarve de Cuentos de Invierno Dos Avestruces

DOS AVESTRUCES

Una señorita solterona de Sevilla tenía un cortijo. Era su segunda vivienda.

Cuando llegaba <<la calor Sevillana>> huía al cortijo como alma que lleva el

diablo a pasar el verano. Un día el manijero del cortijo le regalo dos avestruces

y creía, vaya a saber por qué, que una de ellas, ¿cuál de las dos? Era el

demonio en forma de avestruz. Como la señorita, que vestía de negro y rezaba

el rosario d azabache, no podía vigilarlas continuamente, -volvió loco al

manijero- el hombre ya tenia bastante con trabajar y cuidar la hacienda.

Me contrató a mí, que soy trabajador, -de todo lo que salga- para que vigilase

de noche. «Como todo el mundo sabe», me explicó, la señorita, «una de estas

dos avestruces es el demonio.

Cuando usted vea que a una de ellas le empiecen crecer, sobre sus alitas,

dos alas escamosas y de dragón, no deje de avisarme, porque ésa, sin duda

alguna, es el demonio. Entonces haremos una lumbre bien grande y la

quemaremos viva para terminar así con la maldad sobre la faz de la tierra».

Durante las primeras noches me mantuve despierto, vigilando a los avestruces:

qué animales simples y muy sosos. Luego mi celo me pareció injustificado y,

apenas la solterona se acostaba, el manijero se iba al pueblo a su casa, yo me

envolvía las piernas en una manta y, encogido en una silla de enea del huerto,

dormía la noche entera. Nunca pude averiguar cuál de los dos avestruces era

el demonio. Entonces le dije a la señorita que: dejaba el trabajo. Se que es

una locura, -añadí- en esto tiempos que corren, desaprovechar un trabajo,

sufro en mis carnes, la precariedad de empleo. Pero me resulta inoperante

pasar las noches en vela.



En: No Categorizado
Permaenlace: Carmen María Camacho Adarve de Cuentos de Invierno...
Comentarios: 0
Leído 1708 veces.



25.6.2010 GMT

Jorge Castañeda. Patagonia

Jorge Castañeda
Ciudadano Ilustre de Río Negro
Cónsul de Poetas del Mundo
Embajador Universal de la paz (UNESCO)

PATAGONIA SOY

Patagonia soy distancia

Nevazón y pedregal

El pecho blanco del ñanco

Suerte tal me dará.

Patagonia soy silencio

Del coirón y chacayal

El viento se hace ceniza

Bajando del salitral.

Patagonia soy michay

Cumbres menuco escorial

Un cerro más otro cerro

¿destino dónde estarás?

Patagonia soy vertiente

De agua pura manantial

Picada abierta en la estepa

Sol ardido y arenal.

Patagonia soy basalto

Mallín guanaco y guadal

De piedra son mis silencios

De pircas mi soledad.

Patagonia soy gaviotas

Señoras del litoral

Rastrillada de las lanzas

¿mi tierra cómo olvidar?

En el Sur busco mi Norte

Su impronta prendida está

Patagonia soy meseta

Bajo cerro y salitral.

Jorge Castañeda

Valcheta

JORGE CASTAÑEDA

Poeta, escritor y periodista argentino nacido de padres rionegrinos en la ciudad de Bahía Blanca y radicado en Valcheta, provincia de Río Negro.

Ha publicado los siguientes libros: “La ciudad y otros poemas”, “Poemas breves”, “30 poemas”, “Poemas sureños”, “Sentir patagónico”, “Los atabales del tiempo”, “Valcheta, un pueblo con historia” y “Suma Patagónica”, “Pilquiniyeu es un chancho que vuela” edición digital “Que de libros” Ediciones, “Por la vida y por la Patria” Poemas edición digital “Que de libros” ediciones.

Tiene inéditos: “El lirio de los valles”, “Crónicas & Crónicas”, “Donde llora el ornitorrinco”.

Figura en varias antologías tanto nacionales como extranjeras, habiendo recibido numerosos premios por su obra literaria. Es conferencista sobre temas patagónicos.

Es miembro de la Sociedad Argentina de Escritores, de la Academia Virtual Sala de Poetas y Escritores de Brasil, Socio del Círculo de Poetas de la ciudad de Morón, de la Asociación Cultural Bilakabide de España, del Club de Amigos “El Paisaje” de Vizcaya, España, Socio de Honor del Ateneo Cultural de Buenos Aires, del Ateneo Cultural “El Hornero” de José C. Paz, miembro adherente del Fondo Editorial Bonaerense y del Editor Interamericano de Buenos Aires, Titular Académico del Centro Cultural Literario y Artístico “Agustín García Alonso” de España, Académico Benemérito del Centro Cultura “Gazeta de Felgueiras” de Portugal, Miembro de Honor del “Club de Intelectuales Franceses” de París, Socio de la Unión de Poetas y Escritores Argentinos de Buenos Aires, Miembro de Número de la Fraternidad Internacional de Escritores con sede en Estados Unidos, Académico de Mérito de la Academia Internacional de Pontzen de Milán, Italia, de la Asociación Cultural “Amigos del Teatro” de España, destacado como personalidad de la cultura año 2000 por la Extensión Cultural de la Compañía General de Inversiones, Miembro del Comité de Honor de la Academia “Padre Pío de Pietralcina, de Italia, Miembro Numerario de la Asociación Mundial de Escritores con sede en León, España, Miembro del Centro Literario “Bartolomé Mitre” de la ciudad de Azul, República Argentina, Diploma de Honor extendido por la Municipalidad de la ciudad de Quilmes, R. Argentina, Miembro Correspondiente de la Unión Cultural Americana con sede en Buenos Aires, Certificado de Excelencia en Letras otorgado por la Universidad de Colorado (EEUU), Certificado de Honor otorgado por la Embajada de la República del Líbano en Buenos Aires, Cónsul para la provincia de Río Negro de “Poetas del Mundo” con sede en Chile, Miembro Asociado al Colectivo Internacional “Sane Society” y de “Talen Seekers de EEUU, Miembro de la Unión Mundial de Poetas Laureados, Asociado del grupo de Poetas y Escritores Bilingües “Pensarte” de Seattle (EEUU), Miembro de la “Red Mundial de Escritores en Español (España), Poeta Asociado a la World Poets Society “Asociación Mundial de Poetas con sede en Grecia, integrante del colectivo ComunicArte, del grupo internacional de poetas “Antonio Miranda” de Brasil, representante en Argentina de “Abrace” entidad cultural de Montevideo, Uruguay, Socio de “La Voz de la Palabra Escrita” de España, Miembro de la Sociedad de Escritores Latinoamericanos y Europeos (Selae) con sede Milán, Italia, Miembro de la Asociación Latinoamericana de Poetas, Escritores y Artistas (Asolapo) con sede en Cuzco, Perú, integrante de Personalidades del Arte Mundial (EEUU), Colaborador de la Asociación Artística y Literaria “Palabra Siglo XXI” de Brasil, Delegado Honorario de la Sección Argentina del Foro Internacional de Cultura y Literatura por la Paz, Miembro del Congreso de la Sociedad de la Cultura Latina con sede en Brasil, Miembro de la Unión Hispanoamericana de Escritores con sede en Perú, Embajador Universal por la Paz designado por el Circulo Universal de la Paz con sede en Ginebra, Suiza; miembro del Colectivo Cultural “Hía Tahuikatzi” de Sonora, México; miembro del Colectivo “Ave Viajera” de Colombia, figura en la Antología Poética Nacional por la provincia de Río Negro, editorial “Gazeta Virtual”. También han sido publicados textos en la prestigiosa revista Carta Lírica y en la antología literaria “Rostros y voces” figura con una nota bibliográfica y currículum y textos.

Invitado a exponer poemas en el homenaje al nacimiento de Pablo Neruda en la casa de Isla negra, junto a otros poetas del mundo.

Su obra literaria ha sido declarada de “Interés cultural” por la H. Legislatura de Provincia de Río Negro y presentada de igual forma ante la H. Cámara de Diputados de la Nación. Recientemente la Honorable Legislatura rionegrina lo ha designado “Ciudadano Ilustre Río Negro”, por su extensa trayectoria literaria que le significó reconocimientos internacionales y por su contribución invalorable a la cultura nacional, mediante su Declaración Nº: 183/2009.

BLOG DEL AUTOR: http://jorgecastaneda.fullblog.com.ar

PARA MI PADRE

¡Oh, padre del desconsuelo Te veo en el tiempo con tus ojos mansos. Te adivino en los acordes de la guitarra despuntando estilos y milongas, austero de gestos y parco de palabras. Guitarra que como las alas de un pájaro tenía una cinta argentina en el diapasón alborotando el sentir de tus silencios.

Te recuerdo en las noches estivales sereno bajo la sombra de los álamos mirando las estrellas del cielo transparente del Sur. Con tus partidas de taba y el viejo pangaré gargantilla que trajiste con vos desde tus pagos de Choele Choel.

Padre que supiste de prudencias como de pitar largamente el “brasil” para perderte sin apuros ni urgencias en el humo áspero del tabaco negro.

Padre que nunca hablaste mucho porque la vida te dio otras virtudes. Yo te recuerdo en el aroma de los alfalfares, de los cardos, del coirón. Pionando en las estancias o a tus anchas en una obra en construcción.

¿Cómo poder ahora que ya no estás y que tanto ha pasado el tiempo decirte cuánto te quise y cuánto te extraño?

¿Cómo poder expresar que hoy lamento no haberme acercado más a tu mundo y hablar de las pequeñas cosas que son las realmente importantes?

¿Cómo no haberme dado cuenta que tu mejor caricia fue tu entrega al trabajo cotidiano para darnos el pan de cada día?

Te recuerdo sentado bajo la sombra del árbol del cielo que alguna vez generosamente plantaste con tus manos.

De tu prudencia y humildad tengo el corazón colmado. Porque nunca buscaste pleitos y nunca pudieron los arrogantes hacerte enojar por banalidades sin importancia.

Por eso a pesar del tiempo transcurrido desde que te marchaste a veces cuando despierto por las mañanas tu recuerdo está presente y ese día tengo la sensación que algo me falta.

Y entonces me figuro que converso con vos y que hablamos, o lo que es mejor nos entendemos sin palabras y así puedo contarte de mis asuntos, de mis sentimientos, de la alegría que tengo por los hijos que son tus nietos, de las pequeñas felicidades que la vida me regala en forma casi cotidiana. Padre que fuiste mi sangre y mi todo.

¿Dónde colocar tantas cosas que tengo para decirte? ¿Qué hacer cuando quiero hablarte y me doy cuenta que ya no estás conmigo?

Padre trajinando con tus amigos las calles de mi cuidad natal de Bahía Blanca, trabajando de albañil con la vianda para almorzar en la obra de construcción ya sea verano o invierno: manejando la vieja moto Puma por las calles del barrio o tomando mate amargo como desayuno por las mañanas.

Padre que cuando tomaste el tren que no quiso saber de regresos porque la muerte te esperaba en la gran ciudad lejos de los tuyos perdí la oportunidad en la estación de Valcheta de decirte: -Viejo, te quiero…

Ese tren que te llevó al pago lejano del que no se regresa, a veces pita en mi corazón con sonido de tristeza. Y me acuerdo de vos.

Padre que tan lentamente como viviste de pronto un día aciago que nunca olvidaré tus ojos se quedaron cerrados para siempre lejos de tu casa y yo que no pude decirte adiós.

Jorge Castañeda

Ha participado en las siguientes páginas de cultura en Internet:

www.antoniomiranda.com.br Página Internacional de Poesía Iberoamericana (Brasil)

www.revistamacedoniobelarte.com Revista Digital de Cultura – Cruz del Eje

www.isla_negra.com Casa de Poesía y Literatura España

www.laiguanarevistadepoesía Revista Digital de Cultura (Argentina)

www.venetorosario.com.ar Revista La Buhardilla (Rosario)

www.egodot.com Revista Esperando a Godoy – Buenos Aires

www.puentesamarillos.com Una revista de Bariloche

www.fmgenesisvalcheta.com Poemas Cristianos

www.dragóninvisible.com.es Revista de España

www.lamanecida.rionegro.gov Revista Agencia Cultura de Río Negro

www.diariorionegro/blog/mediomundo Diario Río Negro

www.eltimonelvirtual.com Revista Literaria de Sierra Grande

www.patagonia.argentina.com Revista de temas patagónicos

www.revistaarabe.com Revista de temas árabes – Entre Ríos

www.locurapoética.com Revista Literaria de Salta

www.delapalabra.com Revista La avispa – Mar del Plata

www.espacioblog/honrarlavida Inclusión de poemas y textos

www.esterfaridematar.com.ar Inclusión de comentarios y poemas

www.histocultura.blogspot.com Revista de España

www.poetasdelmundo.com Curriculum y poemas (Sede en Santiago de Chile)

www.redescritoresespa.com Nota curriculum y poemas (España)

www.artecomunicarte.com Nota curriculum y poemas

www.agua-fresca.com.ar Colaboraciones varias

www.convozpropiaenlared.blospot.com Revista de España

www.poderypaz.com Página de noticias cristianas de México

www.alpasXXI.literatura.zip.net Revista de literatura (Brasil)

www.asolapocuscoinmortal.org A. Latinoamericana de Poetas (Perú)

www.hispanoramaliterario2.ning/profile/jorgecastañeda (España)

www.literatos.c/Selae (Sociedad Latinoamericana de Escritores (Milán)

www.argen-arte.com.ar Revista Internacional de Literatura

www.iflacearg.bravehost.com/castaneda.html Foro Internacional Cultura Paz

www.avaluche.com/spig.php.article883

www.mundoculturalhispano.com/spig/spip/php.article5278

proyectobibliotecapatagonica.blogspot.com/2009/05/castaneda-jorge.html

http:/uniondelapalabra.podomatic.com

http.escritores42.blogspot.com/2009/06/jorgecastaneda/poemas-castaneda.html

wadi.lacoctelera.net/post/2009/…/cual-pelicano-pasa

www.lanueva.com/edicion-impresa/nota/11/06/2009/96b036.prt

www.revistacanasanta.com de Canadá

http://abracecultura.ning.com.seraporlapalabra

lamanchadequilicura.bolgspot.com

www.cartalirica.com/poesía_general.html

http://farm4.static.flickr.com/3224/2942089985_a93da4ed62.jpg



En: No Categorizado
Permaenlace: Jorge Castañeda. Patagonia
Comentarios: 0
Leído 1075 veces.



25.6.2010 GMT

Serie por nuestos cerros / Aventura en Delta Del Orinoco/ Edilia de Borges.

El Delta del Orinoco

Junio 2010-06-22

El Delta del Orinoco es una gran puerta, por ella salen hacia el Océano Atlántico todas aquellas aguas convertidas en torbellinos, caños, cascadas, ríos, que muchos kilómetros atrás alimentaron al Gran Río, el Orinoco. El Delta es grande, muy grande en el mundo y se ubica en el estado Delta Amacuro, al norte del cauce principal del río Orinoco, el mas grande de Venezuela. La región deltaica es una llanura fluvial de reciente origen geológico formada principalmente por arcilla y limo cuya formación debió iniciarse al final de la Era Terciaria. El río Orinoco en su salida hacia el mar guarda la historia de la etnia Warao, sus mitos, su exquisita artesanía, su lenguaje, la vida de los criollos.
Es esta naturaleza avasallante la que en esta ocasión mi amiga Rosana y yo visitamos, queríamos conocer las aguas que sostienen un mundo, la vegetación y los animales que han persistido por siglos, queríamos contemplar la visión de la palma Moriche y el paisaje deltaico de un viajero que estuvo allí en 1839, el Padre José Gumilla quién dejó en sus manuscritos su percepción de esta tierra.

Es fácil llegar hasta allá desde Caracas, mi amiga y yo, armamos nuestros morrales viajeros y a las 5.30 p.m., ya estábamos sentadas en un autobús cómodo y rápido, que atravesando sin problemas varios estados de nuestra geografía, nos dejó muy de mañana en la ciudad de Maturín, capital del estado Monagas. Nos esperaba el señor Carlos González con su camioneta, aún siendo día laborable las calles a esa hora estaban con poca gente, me fue grato observar que éstas y la avenida por donde transitábamos estaban pulcras y bien cuidadas. Nos detuvimos en un café que apenas abría sus puertas, allí nos desayunamos. Mientras conducía el amable señor González nos iba señalando y describiendo todos los puntos de interés por donde pasábamos. Tomamos una vía fuera de la ciudad con destino al poblado de San José de Bujas* (*en warao significa mangle), es pequeño con una mezcla de población de criollos y waraos. Muchos niños uniformados iban hacia la escuela.

Saliendo de San José de Bujas, Edilia y Rosana

El río Guanipa corre por un lado al final del pueblo (donde termina la carretera) y sobre él un vetusto puente de concreto y cabillas que se está cayendo por uno de sus lados, debido a que sus cimientos han ido cediendo con el paso y crecida de las aguas y el terreno lodoso. Yace inclinado hacia un costado. Mientras le tomo una foto pienso: “Espero no se le ocurra desplomarse en este momento”. Estamos en el Caño Bujas, éste es el puerto, acá nos embarcaremos. Un “hasta luego” para el amigo González y subimos a una lancha blanca y grande, sin techo, con motor fuera de borda, a cargo un sonriente señor que con mucha paciencia respondería las muchas preguntas que durante el trayecto le hicimos.



Paisaje del Delta del Orinoco

Por fortuna nos habíamos embadurnado hasta el cabello con protector solar y nos cubrimos con sombrero y mangas largas, ya que el sol estaba fortísimo y su reflejo en el agua contribuía aún más. Navegamos alrededor de 2 ½ horas. El río es ancho, hay confluencia de corrientes y ramales, unos cruzan a los otros varias veces, son hermosos, largos y parecidos. El Delta va sedimentando nuevas playas, nuevas islas. Crece inexorablemente hacia el Atlántico. Nos encontramos con algunas canoas estrechas y largas. Pobladores waraos trasladan a sus hijos para la escuela, llevan y traen productos, mercancías. La compleja red fluvial que atravesamos generan islas pantanosas con poco terreno firme, donde se localizan grandes lagunas. El Lirio de Agua y La Bora destacan con profusión, el agua está fría y oscura. En las orillas, aisladas a veces o en reunión de 4 a 5, vemos las viviendas de los waraos sostenidas con altos troncos de árboles que se sumergen en el agua, la choza, sin paredes, sin puertas ni ventanas, al aire. Es una plataforma de madera sin pulir, virgen, techo de palma Temiche o en su lugar de Moriche, está abierta a la luz y al viento por todos lados, apenas una escalerita que baja hasta la canoa que está amarrada a ella y sobre el agua. Chinchorros de moriche cuelgan uno al lado del otro, pertenecen al núcleo familiar. Ollas negras de hollín y bateas de teca están en el piso apiladas, al lado de sacos con alimento (granos), piezas de ropa puestas al sol colorean el uniforme marrón oscuro donde se confunden, agua, vivienda y piel de sus habitantes. Los warao constituyen móviles pobladores. El indio cuando agota la zona donde se instala de cacería y peces, simplemente se muda dejando la choza atrás, otro la habitará probablemente.



Campamento

Distingo ya muy cerca un complejo de techos de palma y un muelle de madera. “Llegamos”, nos confirma el capitán. Este es el Campamento “Boca de Tigre”, el río desde aquí lleva el mismo nombre. Acerca la lancha a los escalones del muelle, el agua está a su nivel y solo queda dar un pequeño salto. Nos da la bienvenida el encargado, mientras gira instrucciones a una señora para que lleven nuestro equipaje y a nosotras a la habitación que nos han reservado. Cruzamos el pequeño y estrecho puentecillo y la frescura y sombra de los árboles sembrados por doquier nos refrescan, jardines con flores y palmas, se destaca un patio circular cuyo piso lo conforma un espiral de piedrecitas de varios colores, está inspirado en una artesanía warao. Amplios y ventilados corredores techados y pisos de madera. Las camas de nuestra habitación la protegen sendos mosquiteros, artesanía tejida warao adornan las apredes, un pequeño y completo baño. Todo aquí está fabricado con madera y palmas de la zona, hasta las pantallas de las lámparas. Hay una planta eléctrica, confortable comedor. En conjunto es acogedor y hospitalario, ventilado, confortable y plácido.



Comedor del Campamento

Luego de una bebida fría y un descanso, almorzamos con profusión culpable, pero fue todo tan delicioso que consideramos un pecado dejar algo en los platos. Después de otro merecido reposo subimos a la lancha con Denis (El Capitán) y el Catire Ramón (Guía warao), con ellos hicimos una hermosa excursión fluvial por los caños cercanos. Pudimos observar con interés el “fenómeno de la marea”: Cuando llegamos en la mañana el agua del río estaba al nivel del último escalón o sea en criollo “hasta los teque-teques”, pero ahora en cosa de 6 horas el agua ha bajado mucho. Nos explicaron que el fenómeno ocurría debido a la entrada de la marea proveniente del océano. Era curioso ver como “La Bora” en pequeños o grandes grupos pasaba hacia arriba y más tarde de vuelta hacia abajo según la cambiante corriente del río.


Flor del cacao de agua

Anclamos la lancha en un recodo retirado del río, semi-escondido entre la fronda, sin desembarcar asimos una vara larga con un guaral amarrado y a su final un anzuelo pequeño, el Catire colocó en él carnada de pollo, nos indicó como lanzar el anzuelo al agua y a pescar, amigos. Al rato Rosana ya sacaba una mediana presa, (rumié envidiosa: “Suerte de principiante”) una piraña hermosa y colorida de dientes afiladísimos, luego lo hizo el Catire, pero El Capi y yo frustrados no pescamos nada, decidimos devolver a agua los pescados y regresarnos al Campamento.

Comunidad warao

Se nos ofreció una sabrosa cena. El cielo era un pizarrón con puntos luminosos, Rosana identificó para nosotros algunas estrellas, contemplábamos la cinta líquida plateada, oyendo a veces el chapotear de las Toninas, pero al recordar que al siguiente día traería nuevas emociones nos fuimos a dormir.

Hemos realizado una muy interesante visita a una Comunidad warao, “Guanipa Morena II”donde vive la familia del Catire Ramón, cercana al campamento, son alrededor de 10 chozas que se comunican entre sí sobre el río por unos tablones de madera. Gente alegre y honrada, hospitalaria e ingenua. Defienden sus tradiciones musicales, culinarias (bola de plátano, bollo de catevía, de lau-lau (peces), primorosas artesanías (madera de teca, hilos de la hoja de moriche o de palma), chinchorros de moriche. Los niños querían fotografiarse, lo hicimos. Hablé con el padre de El Catire quien me enseñó a sacar las fibras a la hoja de moriche, él estaba sentado en el suelo y amasaba en una olla, harina para hacer arepas, me convidó a beber jugo de moriche, luego conversé con algunas mujeres, por señas ya que no nos entendíamos con palabras. Compramos algunas hermosas piezas de artesanía.


Artesanía warao
Otro día que esperábamos con gran ansiedad y curiosidad, caminaríamos por la selva. Embutimos nuestros pies y hasta la mitad de las piernas en sendas botas de goma, repelente a chorros por toda nuestra humanidad, sombreros y hasta guantes nos pusimos. Luego comprobaríamos que no estaba de mas. Mejor aún, fue un acierto. Denis nos llevó en la lancha río abajo, en alguna parte torcimos hacia la izquierda y nos introducimos por una abertura casi invisible entre aquella muralla de raíces de mangle rojo (Rhizophora mangle) árbol emblemático de la región, que crece profusamente por doquier, es un túnel vegetal donde casi no penetra el sol por lo tupido del follaje, palmas (Temiche, Palmito, Real), Cocoteros), gigantescos árboles de Teca con raíces impresionantes (con su corteza se hacen bellas tallas ornamentales), Cuajo, Seje, Yagrumo y Mangle, entre otros. El Catire machete y hacha en mano va adelante, el agua pantanosa, negra, llena de hojas y ramas caídas, raíces sumergidas, hace un sonido de “Ploff” cuando al pisar el pantano éste succiona nuestras botas y con esfuerzo las levantamos, calor sofocante, no hay brisa alguna, paredes vegetales oprimen el sendero que no vemos, telas de araña enormes, seguimos al guía.

Catire

Me columpio con unas largas lianas sobre un pantano (susto). Mil y una planta para fotografiar, pero los zancudos nos atosigan, se nos da de beber como agua, la savia de un tronco que corta El Catire, él da golpes con el hacha sobre las enormes raíces de la Teca, para demostrarnos el audible eco lejano que trasmite (si una se pierde puede avisar con este sonido donde está ). Se detiene ante el largo tronco caído de un Moriche, con el machete, descorteza un punto y escarba dentro de él para extraer un voluminoso y lustroso gusano que tiene adherido una bolsa amarilla de aceite, le quita ésta con los dedos y luego se lleva a la boca el vivo “pasapalo gusanoide”, ¡Canastos Verdes!, mi amiga y yo nos quedamos patitiesas y sin saber que responder cuando nos ofrece gentil, otro pequeño pasapalito. Con elegancia hipócrita declinamos la invitación a degustar tan exquisito manjar. El Catire nos brinda “in situ” diversa información sobre los atributos de esta palma, alimento, cobijo, artesanía, vestuario. También nos enseñó el Tirite ( lachnosrohon.sp) una planta asociada al mundo mitológico del warao, además que la utiliza para fabricar hermosas y variadas cestas (de la corteza del tallo). Seguimos recorriendo la selva. Todo aquí resplandece en húmedo verano como si Dios no hubiese terminado su creación. No puedo hablar del Delta con palabras, sino con emoción del alma.

Chenchenas

De vuelta en el río, al regreso tuvimos momentos mágicos. Un manatí emergió y sumergió dos veces en el agua a título de exhibición para nosotras. Un manchón rojo escarlata en el cielo se diluye en magníficos ejemplares de aves “Corocoras” que elegantes se posan en la orilla arenosa. Era propicia la hora. Un trío de juguetones delfines saltan a ratos en el agua. Vuela raudo un pequeño tucán, apenas vislumbramos el colorido pico. Un árbol alto y frondoso presta las ramas de su copa como albergue para monos aulladores, mientras a lo lejos oímos su ronco aullido gutural. Un pequeño Martín Pescador se sumerge rápido en el agua y sale con un pececillo en su pico, alza el vuelo.

Se acerca el final de al tarde, regresamos al Campamento .

Comunidad warao
Al día siguiente salimos muy temprano a navegar, la idea era de aprovechar la subida de la marea y llegarnos hasta Pedernales donde desemboca el río en el mar. A poco de navegar hubimos de buscar un refugio pronto, por fortuna había uno muy lejos. De repente el horizonte hacia donde navegábamos desapareció de nuestra vista, todo estaba cubierto por una espesa neblina, que en realidad no era tal, sino una cascada de lluvia, un torrencial aguacero que se acercaba muy rápido. El agua se agitaba furiosamente creando pequeñas olitas que chocaban contra la orilla del refugio, había una muy fría brisa. La furia de la naturaleza me asustó, el horizonte confundido con el cielo, todo nublado, gruesas gotas de agua caían con fuerza. Pero tan rápido como llegó igual se fue.

Corocoras
Ya lejos la lluvia volvimos a embarcarnos y continuar nuestro viaje hacia la desembocadura, en cierto momento estuvimos con el norte el mar, a la izquierda Tucupita y a la derecha Monagas, atrás Boca de Tigre. Navegábamos el río Mánamo, pasamos Boca de Bagre, isla Pedernales, la región del Morocoto, isla Mánamo. Pasamos de largo a Pedernales y seguimos al poblado de Capure a la orilla de Boca Pedernales (donde desemboca el río en el mar.)

Tucanes
Capure es un muy pequeño poblado, algunos de sus habitantes viven de la pesca pero en su mayoría muchos de los lugareños trabajan en las 2 plataformas petroleras que se encuentran cerca, ambas explotan yacimiento petroleros dentro del río, a veces el aire trae el olor fuerte del mineral. Recorrimos las 3 calles del poblado tomando fotografías mientras los lugareños nos observaban curiosos. Denis el Capitán, nos dio prisa para volver, se acercaba la hora de la subida de la marea y por experiencia nos explicó lo difícil y peligroso que se torna el mar cuando esto ocurre, forma violenta marejada, fuerzas diferentes mueven la embarcación con peligro de hundimiento.

Iglesia de Capure

Llegamos al Campamento sanas, salvas y hambrientas. Almorzamos y mientras arreglábamos el equipaje cayó otro fuerte chaparrón de agua, hubo que esperar que escampara para poder embarcarnos. El momento llegó aunque el cielo seguía encapotado, despedida de todos. Denis nos trasladó de nuevo al puerto de Bujas. Nos esperaba el amigo González y de nuevo en su camioneta nos llevó al Terminal de buses en el centro de Maturín, donde esperamos la hora de salida. Tuvimos un viaje de regreso tranquilo y a las 6.30 a.m., ya estábamos en Caracas.

Calle de Capure

Más que conocer un Campamento, conocimos un modo de vida en uno de los territorios todavía vírgenes en el planeta.

Nos vemos en la próxima.

Edilia C. de Borges

Fotografías: Rosana Langerano


Publicado por Onza, Tigra y Leona en 20:29
Etiquetas: Delta Amacuro


En: No Categorizado
Permaenlace: Serie por nuestos cerros / Aventura en Delta Del...
Comentarios: 0
Leído 1887 veces.



25.6.2010 GMT

Caracas Venezuela / Avenida Libertador.

Un paseo por la Avenida Libertador Caracas Venezuela



En: No Categorizado
Permaenlace: Caracas Venezuela / Avenida Libertador.
Comentarios: 0
Leído 1502 veces.



25.6.2010 GMT

Silvia Spinazzola / Silhs...Supongamos... Argentina

Supongamos que fabrico un volcán
con cien violetas.
Que se dispara una bengala
para poder espiarme los suicidios.
Que invento un nombre
para llamar al fruto
que madura en las cejas.
Supongamos que giro
sobre mi lado izquierdo.
Que el sol muere de risa
en medio de un glaciar.
Que escudriño al desamparo del espejo
para mirar de frente a los que huyen.
Supongamos que voy y vengo
por la mitad del río
sin volverme
sin revolver las dudas.
Que gobierno las horas
hasta brotarle almácigos de dedos.
Supongamos
que atrinchero a la noche
la recorto del día
para que nada eclipse
disienta o incomode.
¿dónde quedan los sueños
la libertad sus voces
mi espacio
la utopía ?
© Silsh
(Silvia Spinazzola)
Argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: Silvia Spinazzola / Silhs...Supongamos... Argentina
Comentarios: 0
Leído 1494 veces.



23.6.2010 GMT

Somos Testigos Maritza älvarez Chile

elpeaton.files.wordpress.com/2007/04/viejos.jpg

SOMOS TESTIGOS

Dirás que son árboles viejos…que su corteza no permanece. Se caen y doblan de a poco. Se secan al sol en una espera sin sentido, en el ocaso implacable de sus vidas. Podrás pensar que son como hojas que en el otoño amarillan, marchitan, y otras cosas que no quiero decir.

Y ellos lo hacen, es cierto, frente a nuestras narices, aventuran la última posibilidad en las postas de los hospitales, donde se están apagando de a cuatro por semana y contando…

En nuestros barrios, solos (qué pocos saludos tienen los viejos!)…

En alguna pieza al fondo, muy al fondo de la casa de sus hijos, duermen sus tristezas, se relegan a la incomprensión,

se confinan a la vida sin razón. Hemos internado en el patio trasero a la edad de la supuesta serenidad.

Dirás que la cordura no es precisamente su fiel compañera…que sus historias cansadas y repetidas

hasta fastidiar los corazones, ya no puedes ni quieres escuchar…

Sector vejado por nuestra sociedad, casi parias sin derechos, que suplican los pesos de la jubilación, para pasar un día más.

Una espera más, en las postas sucias y miserables de nuestra conciencia de “humanidad”.



En: No Categorizado
Permaenlace: Somos Testigos Maritza älvarez Chile
Comentarios: 1
Leído 2643 veces.



22.6.2010 GMT

querencia/ Poema gauchesco del uruguayo Yamandú Rodríguez, recitado por Emilio Eduardo Revagliatti





En: No Categorizado
Permaenlace: querencia/ Poema gauchesco del uruguayo Yamandú Rodríguez,...
Comentarios: 0
Leído 2295 veces.



22.6.2010 GMT

revista inventiva social argentina

Feriante*


Desde que él
partió ella
acomoda las frutas en los tablones
escribe el precio de cada cual en
las pizarras
resalta las ofertas
atiende, a todos, con leve sonrisa.

Desde que él
partió
un cierto dejo
de tristeza asoma.
Asoma en sus ojos
en su leve sonrisa.

Debo seguir,
dice.
Trabajo de esto
y vivo de esto, dice.
Buenos días,
dice.
¿Qué se le
ofrece?


*de Oscar A. Agú . cachoagu@yahoo.com.ar
COMO HILACHAS DE BLANCAS MANOS...
CÓDIGOS*

Abrázame, mi amor que hoy tengo frío.
Abrázame, hoy huelo a ausencia.
Amor de antes, de aquí, de allá.
Amor que viene desde los desiertos más puros.
Desde los salitrales, de los ríos de azufre.
De las serenas muertes.

Abrázame mi amor que hoy me duelen los rostros.
Plurales, singulares.
Las manzanas de yeso, las estatuas.
El sudor y la frente y la boca y las naranjas agrias.
Cubre mis pechos una viudez insomne.
Una orfandad. Una patria desnuda.
Lloviznas, ácidas, turbias.
Dioses de arpillera que huyen.
Y los busco y los persigo y doblan en la esquina del deseo.

Abrázame amor, que tengo frío.
Que me duelen las goteras del techo.
La lengua descalza hasta la pantorrilla.
El olor a moho, en el pelo.
En las sábanas .En las sienes.
El olor a rosa madre de carne deshojada.
A las urgentes batallas perdidas.

Abrázame mi amor que hoy tengo frío de sus manos.
Manos que casi se disuelven en ceniza.
Y aun no he podido descifrar sus signos.
Y no encuentro sus códigos secretos.
Y añoro, y me arrodillo.
Y una flecha de luz emerge.
Y se detiene. Allí mismo. En el mismo lugar.
Se detiene.
*de Amelia Arellano . arellano.amelia@yahoo.com.ar




Bahía Bombihnas*


Como hilachas de blancas manos
sobre un inmenso teclado,
las olas avanzan sobre la arena.
Un mudo allegro vivace de Schubert
se diluye lentamente en la orilla.

Pero ya vuelven.
sigue el concierto
y seguirá por siglos.

Algunas veces las manos hilachas
golpearan con bríos el teclado
otras en suaves y somnolientas
notas, se dejaran mecer entre caracolas

En esta pequeña bahía, el mar,
invade los sentidos,
su continuo murmullo musical
aquieta la sangre, serena el corazón,
y la respiración marca el compás
*de Elsa Hufschmid elsahuf@yahoo.com.ar
Damiana*



*Por Osvaldo Bayer
Otra vez tengo que repetir algo que siempre sostengo con aire de triunfo: "puede tardar mucho, pero finalmente en la Historia triunfa la Etica". Acaba de ocurrir algo que tal vez para muchos es un "hecho menor". Pero que tiene una honda significación emocional. Acaban de ser devueltos al pueblo Aché,
pueblo originario del Paraguay, los restos mortales de Damiana.
El acto de la entrega se llevó a cabo en el Museo Antropológico de La Plata, por iniciativa del Grupo Universitario de Investigación en Antropología Social en la Red de Investigadores en Genocidio y Política Indígena en la Argentina. ¿Pero quién era Damiana?
Los datos sobre ella fueron posibles de obtener debido al trabajo de la antropóloga Patricia Arenas. El 25 de septiembre de 1896, los científicos norteamericanos Ten Kate y Charles de la Hitte viajan al Paraguay a estudiar a un pueblo originario de esa región conocido con el nombre de Guayaquí. Ese
mismo día, unos colonos blancos de la zona de Sandoa (Paraguay oriental) realizan una expedición porque les ha sido robado un caballo e inmediatamente acusan a un grupo cercano de guayaquíes. El colono y tres de sus hijos marcharon con armas de fuego y descubrieron a un grupo de guayaquíes que estaba almorzando y, sin dar preaviso, los balearon. Cayeron tres muertos, entre ellos una mujer. Los demás huyeron espantados. En el lugar había quedado una niña guayaquí que tenía un año "más o menos", a la
que se llevan los asesinos. Cuando llegan a esos parajes, los investigadores norteamericanos se posesionan de la niña. Según ellos, que empiezan a estudiarla, ésta solía pronunciar las palabras "caibú, aputiné, apallú" de las cuales no se conoce ningún significado guaraní. Se supuso que la palabra Caibú, nombre propio guaraní usado en tiempos pasados, sería como esa niña llamaba a su madre. Por esas ironías sarcásticas de la historia, la niña aché es bautizada Damiana, con el nombre del santo del día de la matanza de su familia: San Damián. Dos años después, la indiecita fue llevada a la provincia de Buenos Aires donde fue entregada a la madre del doctor Alejandro Korn, director del hospicio Melchor Romero. Esa señora la utilizó de sirvienta y luego se la entregó a su hijo, quien la hizo ingresar al
establecimiento que dirigía para luego entregarla a una casa de corrección.
En 1907, cuando Damiana tenía 14 años, el investigador alemán Lehmann-Nietzsche la fotografía desnuda, foto que luego será mostrada durante años en el Museo de La Plata. Luego, ese científico escribirá: "En el mes de mayo de 1907, gracias a la galantería del doctor Korn pude tomar la fotografía y hacer las observaciones antropológicas e hice bien en apurarme. Dos meses después murió la desdichada de una tisis galopante cuyos principios no se manifestaban todavía cuando hice mis estudios". Y agrega: "Bien se cumplía el pronóstico del doctor Ten Kate". Justamente ese norteamericano en 1897 diagnostica: "Esta niña porta un aire enfermo y triste. El aspecto general, las manchas simétricas sobre los incisivos superiores, junto al vientre prominente, indicarían una diatosis escrupulosa".
La cabeza de Damiana fue enviada al investigador Johann Virchow, de Berlín, para el estudio de su musculatura facial y del cerebro. Sobre esto escribe Lehmann-Nietzsche, en 1908: "Su cráneo ha sido abierto en mi ausencia y el corte del serrucho llegó demasiado bajo. Aunque, por este motivo la preparación de la musculatura de la órbita ya no será posible, lo que quería hacer el profesor Virchow. El cerebro se ha conservado de una manera admirable. La cabeza ya fue presentada a la Sociedad Antropológica de Berlín".
No hace mucho, el grupo Guías, durante el inventario de las colecciones del Museo Antropológico de La Plata, encontró en las vitrinas de la sala de Antropología Biológica un pequeño cajón sin número con el esqueleto de Damiana dentro de una bolsa y envuelto en tela, con una inscripción en papel: "Esqueleto (sin cráneo) de una india guayaquí, Damiana, fallecida en el Melchor Romero en 1907. La cabeza con el cerebro fue remitida al profesor Virchow, Berlín".
Todavía no acaba esta historia, que muestra cómo se actuó en el trato con los pueblos originarios siguiendo la línea establecida por Julio Argentino Roca. En marzo de 2007, una organización indígena paraguaya reclamó a la Argentina "la restitución de todos los restos mortales pertenecientes a
miembros de la etnia Aché que yacen desde hace más de un siglo en las colecciones del Museo de La Plata". También exigieron la "devolución de todas las piezas aché de las colecciones etnográficas de dicho museo que fueron obtenidas en forma ilegal o violenta como así los objetos provenientes del saqueo de un campamento aché".
Desde el jueves último, los restos de Damiana descansan en su tierra guaraní. En el acto en que se entregaron los huesos que habían quedado de ella a los representantes del pueblo Aché hablaron los antropólogos Fernando Miguel Pepe, Miguel Añón Suárez y Patricio Harrison, la historiadora Diana
Lentor y el profesor Marcelo Valko, de la cátedra de Antropología de la Universidad de Madres. Todos dieron detalles históricos de lo que fueron los principios de ese Museo del Perito Moreno en el cual los representantes de los pueblos originales fueron exhibidos al público como fieras de zoológico,
entre ellos los caciques Inacayal, Foyel y Sayhueque, sus mujeres y sus hijos. Ya los restos del cacique Inacayal descansan en sus tierras chubutenses, en Tecka, luego de ser exhibidos al público durante décadas.
Clemente Onelli ha descripto la última noche del cacique Inacayal en el museo, con las siguientes palabras: "Un día, cuando el sol poniente teñía de púrpura el horizonte apareció Inacayal sostenido por dos indios allá arriba, en la escalera monumental del museo. Se arrancó su ropa, la del invasor de
su patria, desnudó su torso dorado como metal corintio, hizo un ademán al sol y otro larguísimo hacia el sur; habló palabras desconocidas y, en el crepúsculo, la sombra agobiada de ese viejo señor de la tierra se desvaneció como la rápida evocación de un mundo. Esa misma noche, Inacayal moría".
En el libro del grupo Guías, que se llamará El racismo argentino y será publicado por la editorial Madres de Plaza de Mayo, se describe paso a paso la prisión "científica" que sufrieron tantos representantes de los pueblos originarios y los escritos altamente racistas del famoso Perito Moreno y de los denominados "científicos" de la época que igualaban a los indios con los judíos, en cuanto a sus rasgos fisonómicos. En el mismo libro se cita la frase que Inacayal dijo más de una vez: "Yo jefe, hijo de esta tierra, blancos ladrones, mataron a mis hijos, mataron a mis hermanos, robaron mis caballos y la tierra que me vio nacer. Yo, prisionero".
El diario La Nación del 20 de septiembre de 1883 publicaba: "A fines del corriente mes podrá verse el esqueleto del cacique Orkeke, preparado convenientemente. Después de haber sido descarnado en el Hospital Militar se colocaron los diversos fragmentos del cuerpo en un gran tacho de agua y cal, para hacer desaparecer las pequeñas cantidades de carne que habían quedado adheridas a los huesos. Terminada que sea la disección del cuerpo del cacique, se procederá a armar el esqueleto..."
La absoluta falta de respeto al muerto. Para esos "científicos" esos seres humanos sólo servían para mostrarlos, aun muertos, como espectáculo.
Pero, paso a paso, se va sabiendo la verdad de nuestra historia. El porqué la historia de la crueldad argentina que va a terminar, en su punto culminante, con la dictadura militar de la desaparición de personas y el robo de niños.
Pero del pasado pasemos al presente. Los obreros de las minas de Río Turbio piden reivindicación. Recordaron el jueves en un emocionante acto a los catorce mineros muertos en la catástrofe de hace seis años. En él se pidió "juicio y castigo para todos los responsables políticos y operativos que permitieron de una u otra forma que se produjera esta tragedia minera". No se olvida así a los mártires del trabajo diario, a los que ponen el rostro ante el peligro al que se ven sometidos en esas tareas. Un acto para tener en cuenta.
Todos, esfuerzos en busca de una sociedad que se conduzca con los principios de la Etica. Por eso, no olvidar las injusticias del pasado y del presente.
No olvidar a Damiana, la indiecita.
*Fuente: Página/12
LA EMPERATRIZ*


Un día en un bosque lejano se oía:
Que mi cuerpo cercano
debía fecundar el amor alcanzado.
No tenía plan alguno de ejecutarlo,
Admiraba a quienes iban en contra de la madre natura
Lanzadas al hierro forjado de humanidad y rebeldía,
ese que enseña y transforma.
Ser recipiente de vida es hermoso para quienes lo contemplan
Como única fuente de sentido en este extraño paseo de vidas.
Quería alcanzar la cima sin más compañía que la sombra dudosa
de mis experiencias quejumbrosas, melancólicas, delirantes, solitarias,
eternas, profundas,
insignificantes; fulminantemente comunes.
El hecho se sobrepuso como marejada ante una barca intrascendente.
Tomé las herramientas ( que no habían sido dadas),
Acepté el hecho con los dientes apretados,
Y, con rostro atenaico
Sigo adelante
Intentando ser recipiente fértil
en armonía con la naturaleza
Que sin sonido alguno omitido,
Aplicó el silencio diplomático de una buena lección:
Ser madre es una condición que ni la resistencia puede negar.

*de Daniela Wallffiguer danielawallffiguer@gmail.com
El huevo de la serpiente*




*Por Juan Forn
Una mañana de 1918, un hombre se presentó en la puerta del soviet de Petrogrado y dijo: "Soy Malinovski, el provocador. Le ruego arrestarme". Era el tremendo Año Uno de la Revolución Rusa: guerra civil, sabotajes, complots, atentados contra Lenin, ejecuciones y fusilamientos diarios. Y aquel desconocido que pedía ser arrestado encarnaba en sí mismo toda esa vorágine: Rodino Malinovski había sido el principal representante bolchevique en la Duma (Parlamento zarista), el hombre que transmitía en Rusia las palabras desde el exilio de Lenin, el militante de impecable trayectoria, iniciada cuando purgó cárcel de jovencito y coronada fuera de presidio, cuando fue enviado a la conferencia bolchevique de Praga en 1912, accedió luego al Comité Central del partido y finalmente ocupó su banca en la Duma. El pequeño detalle es que Malinovski era a la vez agente de la Ojrana, la policía secreta zarista, que llegó a tener 40 mil agentes en su filas, entre infiltrados, espías, soplones y vigilantes. De hecho, fue la
colaboración en las sombras de la Ojrana lo que permitió a Malinovski acceder a la Duma, quien para entonces ya había logrado entregar a Miliutin, a Noguin, a María Smidovich y hasta al propio Stalin a sus empleadores, y cuando creyó que estaba por ser descubierto se esfumó en la guerra (debidamente recompensado por la Ojrana). Capturado por los alemanes, recuperó su ardor revolucionario en el campo de prisioneros y, cuando fue liberado, retornó a Rusia, no para sumarse a la revolución sino para que la
revolución lo juzgara, lo condenara y lo ejecutara. "He sufrido enormemente con mi existencia dual. No comprendí cabalmente la revolución, me dejé ganar por la ambición, merezco ser fusilado. Pero con la revolución en mi corazón", dijo en el estrado. El tribunal le concedió su pedido: lo condenó a muerte.
Pero esa noche, cuando era trasladado por los pasillos del Kremlin, Malinovski cayó muerto de un balazo en la nuca. No por condenarlo a muerte iban a darle el gusto de fusilarlo: lo mataron por la espalda, la muerte que merecían los agentes provocadores.
El caso de Salomón Ryss es su contracara: Ryss organizó un grupo terrorista sumamente audaz por órdenes expresas de la Ojrana. Tan literal fue en el cumplimiento de sus órdenes que terminó realizando verdaderos atentados antizaristas, que adjudicaba a otros grupos cuando informaba de ellos a la
Ojrana. Lo insólito del caso es que la Ojrana lo valoraba tanto que, cuando Ryss cayó en una redada, organizó su evasión de la cárcel, ordenando a dos gendarmes que colaboraran (quienes luego fueron llevados a consejo de guerra y condenados a trabajos forzados). Ryss fue finalmente capturado en el sur de Rusia, cuando ya sus propios compañeros terroristas desconfiaban de él.
Fue juzgado y condenado a muerte por la Justicia del zar al mismo tiempo que, in absentia, era condenado a muerte por su grupo revolucionario. A diferencia de Malinovski, Ryss sí fue fusilado: tuvo una muerte revolucionaria.
Víctor Serge descubrió estas historias cuando, en aquel frenético Año Uno de la Revolución, se sumergió en los archivos de la Ojrana con orden de "informar públicamente al pueblo soviético" sobre lo que hallara en las entrañas de la bestia. En 1921, Serge publicó en el Boletín Comunista un informe titulado "Lo que todo revolucionario debe saber sobre la represión", hoy un clásico en los estudios de redes sociales. Contaba allí que los funcionarios de la Ojrana redactaban un informe pormenorizado de cada uno de sus casos, que se hacían imprimir en ediciones de únicamente dos ejemplares: uno era para el zar, el otro quedaba en "el gabinete negro", una sala secreta de la Ojrana que contenía aquella biblioteca de ejemplares únicos.
Tan únicos eran aquellos informes que, en manos revolucionarias, anunciaba Serge al público soviético en 1921, podrían servir para reconstruir la historia del movimiento anarquista en Rusia, "algo extraordinariamente difícil, a causa de la dispersión e insularidad de los grupos anarquistas y de las pérdidas inauditas que sufrió el movimiento hasta su desintegración".
Aún eran tiempos en que los que habían dado su vida por la revolución eran héroes y el propio Serge era todavía apreciado por el régimen a pesar de su pasado anarquista. Década y media después, acusado de disolvente y contrarrevolucionario, sufriría cárcel y exilio en Siberia, hasta que el clamor europeo por su liberación agotó a Stalin (Serge había nacido en Bélgica, de padres rusos exiliados, y había militado en Francia, Holanda y Alemania, donde sufrió cárcel, antes de llegar a Rusia). De todo esto, desde su niñez proletaria en Bruselas hasta sus solitarios años finales de exiliado en México, donde murió en 1947, habla Serge en sus Memorias de un revolucionario, hoy un clásico de la literatura de disidentes.
En el informe publicado en 1921 en el Boletín Comunista, Serge se refería a la Ojrana del zar casi en los mismos términos en que veinte años después, en sus Memorias, hablaría de la Cheka, la policía secreta soviética creada por el incorruptible e implacable Félix Dzerzhinsky, que con el tiempo se convirtió en el GPU, luego en NKVD y finalmente en KGB. Cuenta Norman Mailer en El fantasma de Harlot que los primeros agentes de la CIA estudiaban a Dzerzhinsky en su curso de ingreso a la agencia. Algo sugestivamente similar cuenta Víctor Serge sobre la Ojrana en su informe de 1921: que sus funcionarios enseñaban y tomaban examen a sus agentes sobre teoría e historia revolucionaria, antes de soltarlos en las calles. Completemos la escena con lo que ocurría en las cárceles siberianas: como bien se sabe, los
presos revolucionarios decían que las cárceles eran sus universidades; y lo decían porque en los pabellones carcelarios, en las horas muertas de encierro, los más veteranos transmitían a los novatos sus lecciones sobre marxismo y bolchevismo, historia y praxis de la revolución, casi con las mismas palabras que usaban los jefes de la Ojrana para desasnar a sus agentes, en los sótanos del edificio de Fontanka 16, Petrogrado.
En el final de su informe de 1921, Serge adjudica a la creación de la Ojrana y su posterior crecimiento la caída final del zar. Veinticinco años después, en el final de sus memorias, afirma que una de las causas del fracaso de la revolución en Rusia fue la creación de la Cheka. La Cheka fue, como la Ojrana, "un Estado dentro del Estado, resguardado por el secreto de guerra".
La Cheka fue "un organismo enfermo desde su inicio" porque se construyó sobre las ruinas de la Ojrana. Recordémoslo siempre, es bien sencillo de recordar: la Cheka se basó en la Ojrana, y la CIA se basó en la Cheka, igual que la KGB. Y recordemos, también, a Víctor Serge, a quien ningún país europeo quiso dar pasaporte cuando Stalin lo expulsó de Rusia en 1937, y por eso murió apátrida, y por eso sigue apátrida hasta el día de hoy: porque nadie lo reclama como propio, a pesar de su singularidad, o por culpa de
ella.
*Fuente: Página/12
MAGIA DE SOLEDAD*


Mis sueños agonizan
Dentro de un nido de escarcha
Añorando paisajes ilusorios
Que solo a mí pertenecen.
La soledad transita por mis venas,
Es el único amparo,
La manta tibia que cubre
Mis sueños tímidos con magia.
El afuera en su desierto
Que se satura de ironía,
Habla de olvidos, de muerte,
Del vuelo de las caricias
Hacia cavernas de infierno
Donde ni el sol las habita.

*De Emilse Zorzut . zurmy@yahoo.com.ar
¿QUÉ ES POESÍA? PUES A PREGUNTARLE A GUSTAVO ADOLFO BÉQUER O AL PANADERO DE LA ESQUINA*

*De Reynaldo García Blanco. centrosoler@cultstgo.cult.cu


¿Qué es poesía? Pregunta que de tan antigua ya se ha convertido en retórica. En espacios como Talleres literarios me gusta leer un fragmento de El oficio de vivir, de Cesare Pavese, en traducción de Esther Benítez: La poesía comienza cuando un necio dice del mar: "Parece aceite". No se trata, en absoluto, de una más exacta descripción de la bonanza, sino del placer de haber descubierto la semejanza, del cosquilleo de una misteriosa relación, de la necesidad de gritar a los cuatro vientos que se ha notado. Entonces demos vivas a esa necedad que debiera acompañarnos cada día.
En otro extremo, Gottfried Benn, médico de profesión, poeta de médula y para enaltecer más su biografía protestante letrado y súmulas de lo alemán, lo galo, lo germánico y romanticismo escribe un poema titulado La novia del negro: Y ahí, sobre cojines de sangre oscura, descansaba/la nuca rubia de una mujer blanca./El sol le ardía en los cabellos,/ascendía lamiéndole los muslos blancos,/se arrodillaba ante sus pechos, más morenos,/todavía no desfigurados por vicio y partos./A su lado, un negro, destrozados por una coz /los ojos, la frente. Metía el tipo este/dos dedos de su sucio pie izquierdo/en uno de sus oídos, orejita blanca. / Ella, sin embargo, dormía, echada ahí, como una novia, /pegada a la dicha del primer amor/y a la espera de partir hacia múltiples viajes celestiales/de la joven y ardiente sangre. /Hasta que le hundieron el cuchillo en la blanca garganta, /hasta que le echaron a la cintura/un delantal púrpura de sangre muerta. Lo escatológico convertido en poesía frente a la maravilla de un girasol o un amanecer con vista al mar.
Una frase, un gesto, un olor. En el ómnibus repleto de seres que marchan al trabajo o a la muerte alguien dice No hay que exagerar y te acuerdas de Israel Domínguez y aprovechas la contundencia del azar y la frase y escribes: Cuando la cerveza alemana baje de precio vamos a beber hasta el delirio. Yo recitaré La bailarina española, de Rilke y si hay un piano un legítimo Steinway te invitaré a que cantes Adiós felicidad . Cuando la cerveza alemana baje de precio y finalmente podamos entender qué es el producto interno bruto y los confines de la primavera y la cábala y el salto cuántico a lo mejor seremos héroes o mártires Pero no hay que exagerar sigamos con este bolero, con la noche oblicua de mayo y los ómnibus imposibles Cuando las cerveza alemana baje yo te voy a llamar.
Claro está. No hay que exagerar. No es que todo se convierta en poema pero muy bien podemos irnos por esos sitios diciendo que el mar parece aceite o que agosto es el mes de envenenar a los perros o como dice el bravucón de mi barrio: Yo puedo poner la calle en estado de sitio y me sobro.
¿Qué es poesía? Pues a preguntarle a Gustavo Adolfo Bécquer o al panadero de la esquina.



En: No Categorizado
Permaenlace: revista inventiva social argentina
Comentarios: 0
Leído 1926 veces.



19.6.2010 GMT

Haykus ... Gloria Benítez Argentina

! Pasos de espuma
han dejado sus huellas
todas las grullas !
!Cuanta quietud!
presagiando la lluvia
las negras nubes.
Vidrio empañado
garabateando el niño
con sus deditos.
Barcas y juncos
suave danza en el río
tras blanca espuma.
Para el asombro
en medio de la tarde
la luna llena.
Fotos :
yahoo.com


En: No Categorizado
Permaenlace: Haykus ... Gloria Benítez Argentina
Comentarios: 1
Leído 3893 veces.



14.6.2010 GMT

( * )

*

Si alguna vez pudiera

Cantar a gritos laconquista

Del buen humor.

Si pudiera contagiar de chispas

La parálisis del aburrimiento

Cantar con entusiasmo y

Sin vergüenza lo que siento

Sería la vida tan fácil.

La sonrisa de sentir que soy

Como el viento.

Que pudiera susurrar sin recaudos

Mis pesadillas y mis ensueños

Mis terrores y mis locuras

Sería tan infinitamente mía

Como lo es la luna, la lluvia

Y la claridad.

*de Azul. azulaki@hotmail.com

revista invetiva social argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: ( * )
Comentarios: 0
Leído 3404 veces.



14.6.2010 GMT

Moneda

MONEDA*



De momento, asesino para alimentarme,
no hace tanto, también lo hacía por amor.

De momento, imagino para ser un cóndor,
no hace tanto, militaba de felpudo.

De momento, sonrío de andar espíritu payaso,
no hace tanto, dibujaba muecas de ginebra.

De momento, escribo porque te extraño,
no hace tanto, sobraban las palabras.

De momento, amo porque soy una moneda,
no hace tanto, tenía tu mismo odio en el anverso.
*De Beto Casquero . beto_casquero@hotmail.com
Revista Inventiva Social Argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: Moneda
Comentarios: 0
Leído 831 veces.



14.6.2010 GMT

Cantos de Pájaros

CANTO DE PÁJARO*

¿Qué me dice el pájaro
Cuando canta
Mientras busco en las calles
Silencios olvidados
Y una respuesta a la vida?
Tal vez habla de amores
Liberados al viento
De la orfandad sentida
Ante el nido vacío.
Tal vez quiera explicarme
Que halló su libertad
Entre límites impuestos
Que clausuraban puertas
Y negaban ensueños.
¿Cómo le digo al pájaro
Que me siento esclava
De vicios humanos
Mientras busco metas?

*de Emilse Zorzut . zurmy@yahoo.com.ar

Invnetiva Social Argentina



En: No Categorizado
Permaenlace: Cantos de Pájaros
Comentarios: 0
Leído 858 veces.



14.6.2010 GMT

Deseos

DESEOS*

Transitan
las orillas de la mente
dos siluetas luminarias
de un deseo.

Cuando el fulgor
guía los vértices
del cotidiano andar
de sus huellas.

Clarea la esfera
del albo día
con el pétalo
para el beso.

Camina la túnica
de la alborada
con la piel al trasluz
para las manos.

*De Xenia Mora Rucabado . xenia.berna@speedy.com.ar
Inventiva Social Argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: Deseos
Comentarios: 0
Leído 817 veces.



14.6.2010 GMT

dos corazones

Dos corazones*

Taza de té de por medio se miraron, el murmullo de las otras mesas les llegaba apagado. Cada grupo con sus voces, palabras sueltas, risas. Se sentían dentro de una campana de cristal.
Nada les tocaba ni distraía. Los ojos de él recorrían cada milímetro de esa cara amada. Se detenían en los ojos húmedos, grandes, marrones, donde las luces del bar se contoneaban produciendo chispas en cada parpadeo. Bajaban a extasiarse en la boca de labios carnosos, débilmente pintados con brillos rosados.
Había besado y mordido esa boca con pasión y deleite ¿cuánto hace? ¿Años, horas, segundos? No lo sabia.
Pero lo pensaba y un raro escozor le invadía el estomago.
Estiro su brazo por sobre la mesa buscando la tibieza de la mano femenina que no accedió al reclamo. Inquirió con una mirada y un toque de alarma le llega en esos ojos huidizos y en el leve temblor del labio inferior.

Creyó en una broma al escuchar tenemos que dejar de vernos pero se helo su sonrisa cuando advirtió dos gruesas lagrimas caer lento sobre el mantel.
_Vuelve de Europa mi esposo. No puedo deshacer mi hogar. Por mis hijos, por mis padres, por el lugar que ocupo en la sociedad. Perdóname, lo vengo pensando una semana y ya está decidido. Sos joven, no te faltaran oportunidades. Fui muy feliz con vos. No me odies.
La vio irse caminando entre las mesas. No pudo moverse. No pudo hablar.
Las palabras de ella penetraban lento, le costaba entenderlas, como si se hubieran dicho en otro idioma y tenia que descifrarlas con dificultad.
No sabe si pagó al mozo, como caminó hasta la calle ni de donde salió ese camión y de donde esas luces enceguedoras que se apagaban lentamente... lentamente... hasta llegar la oscuridad densa... suave... suave.
*De Elsa Hufschmid . elsahuf@yahoo.com.ar
inventiva social argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: dos corazones
Comentarios: 0
Leído 834 veces.



14.6.2010 GMT

el inspector

El Inspector*
Llevaba más de diez años en el cargo de Comisario Jefe de la brigada de homicidios, pero nunca se había encontrado con un asesinato tan violento ni tan terrible.

Lo habían descuartizado. En un rincón de la habitación estaban los verbos, revueltos entre unas mantas y sobre la cama algunos sustantivos y adjetivos aún manchados de tinta. Sobre la alfombra unas frases sueltas del capitulo cuarto a las que, estaba claro, habían arrastrado sin piedad, y en el suelo, esparcidos, grupos de palabras, algún pretérito y restos de metáforas. El inspector palideció aún más cuando se dio cuenta que el asesino se había llevado las tapas y el lomo y rompió a llorar.
*de Joan Mateu . joan@cimat.es
revista inventiva social argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: el inspector
Comentarios: 0
Leído 852 veces.



14.6.2010 GMT

Los Duendes

Los duendes*


No tengo la menor duda de que la casa está llena de duendes. De un tiempo a esta parte me desaparecen cosas. Las dejo en un sitio y cuando voy a buscarlas ya no están y aparecen cuando menos me lo espero en otro lugar.

En lo que va de año este asunto se ha agravado y cada vez en más frecuente que los objetos se muevan. Con todo esto me paso los días buscando cosas y mi jubilación, que debía ser la etapa más tranquila de mi vida, se está convirtiendo en una angustiada búsqueda.

Cuando le dije a mi hija que me estaba planteando cambiar de casa con el fin de apartarme de los malditos duendes se limitó a sonreír y a comentarme que ella me ayudaría a buscar las cosas que se movieran.

Hay un duende, el muy maldito, que me tiene crucificado. Es el que me quita las gafas. A mi, que ya veo poco, sólo me falta tener que buscar las gafas sin gafas. Un desastre.

Hace un par de semanas tenemos una señora extranjera que ayuda en las cosas de la casa. La verdad es que prácticamente está conmigo todo el rato ayudándome a encontrar lo que los duendes esconden y lo cierto es que lo encuentra enseguida. Hoy me ha contado en secreto que en su país era detective, por eso tiene tanta práctica en eso de encontrar cosas.

Le he prometido un sueldo extra si me ayuda a encontrar a los duendes. En cuanto los descubramos podré jubilarme definitivamente.


*De Joan Mateu . joan@cimat.es
Inventiva Social Argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: Los Duendes
Comentarios: 0
Leído 911 veces.



14.6.2010 GMT

rencor y tristeza

RENCOR Y TRISTEZA*
…/los odiantes se roen a sí mismos/…
Mario Benedetti.

A veces siento un rencor
que me recorre
de la cabeza a los pies
y lo suelto
soltando un puntapié.
Porque en otras ocasiones
lo he alimentado
y le he permitido
andar por todas mis partes,
hasta que ha decidido por su cuenta partir
y me ha dejado
un dolor intenso en el alma, si así
se le puede llamar a la tristeza.

*De Miguel Crispín Sotomayor. arcomar@cubarte.cult.cu
-Poema tomado de “En la redondez del tiempo” (2009)
Inventiva Social Junio


En: No Categorizado
Permaenlace: rencor y tristeza
Comentarios: 0
Leído 798 veces.



14.6.2010 GMT

Pañuelos

PAÑUELOS*


“Tengo el alma como una caravana
cargada de pañuelos,
llena de olvidos y partidas...”
NELA RÍO

Dicen, que los pañuelos traen lágrimas.
Que traen desazón y olvidos y partidas.
Pero vuelven.
Vuelven como pájaros sagrados.
Rescatados de mercaderes ciegos.
Se posan en mis dudas, rozan mis tristezas.
Se enredan en mi cuello. Descienden por mis pechos.
Abrasan mi cintura. Agitan mis secretas grutas.
Cintas verdes en mis marchitas sierpes.
Vuelven por ti. Por mí. Trepan
Se adhieren a mi ramaje oscuro.
Develan trazos de aquel cielo. Ay, aquel cielo, ay.
Altas cumbres. Calandrias. Ríos de maíz. Niña Río.
Río...o lloro. Valles callados. Amorosos lagos.
Y les pregunto y me cuentan y gime mi corazón y canta.
Llanto claro de madre. Leves huellas del sudor de mi padre.
Anagramas. Nombres de mis hermanos.
Calados en las rocas.
En las huellas polvorientas de los carros.
En la certeza de aquel árbol que me espera.
Cubren las largas cabelleras de las siestas de oro.
Y las zambas y los trenes y la luna agitando pañuelos.

Dicen que los pañuelos traen lágrimas.
Que traen desazón y olvido y partidas.
Y regresos...y MEMORIA...sobre todo memoria.


*de Amelia Arellano .
arellano.amelia@yahoo.com.ar
Edición Junio de Revista Inventiva Social ARGENTINA


En: No Categorizado
Permaenlace: Pañuelos
Comentarios: 0
Leído 823 veces.



14.6.2010 GMT

Tiempo y Magia

TIEMPO Y MAGIA*

Cada paso
es un minuto en los relojes.
Voy a prisa
sin saber qué buscar.
¿Más sueños?
Demasiados he engendrado,
ya no importa
si mueren al nacer.
Tengo hambre
de un hombro para llora.
Tengo frío
aunque dentro hay fuego para fluir.
Cada paso
me acerca al horizonte.
El viento
pasa y me dice adiós.

*de Emilse Zorzut . zurmy@yahoo.com.ar
Edición Junio Revista inventiva social Argentina


En: No Categorizado
Permaenlace: Tiempo y Magia
Comentarios: 0
Leído 785 veces.



Página 1 de 2. Total : 36 Artículos.

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos