Revista Literaria Periódico Cultural

15.9.2008 GMT

Serie/ De los nuestros /Federico Zappi




Natación

"Me forjé a partir de nada"

Federico Zappi cruzó hace un mes el canal de Gibraltar en otro de sus retos deportivos

Federico Zappi, de 46 años, ha hecho realidad varios de sus sueños en el agua, uno de ellos el nadar 26 km desde la Bahía de Chacopata, en Sucre, hasta la isla de Margarita (Josué Rojas)

JAVIER BRASSESCO //EL UNIVERSAL

Con casi cuarenta años, a Federico Zappi le dio por nadar. Jamás lo había hecho a nivel competitivo, nunca había entrenado a conciencia, pero sabía que tenía aptitudes. Luego de varios años, ya con casi 46 y tras un esfuerzo a pulmón propio, sin una piscina fija, casi siempre sin patrocinadores, tiene muchas cosas de las que estar orgulloso: aparte de haber establecido algunos récords Master en Venezuela, es uno de los tres venezolanos que llegó nadando a Margarita, odisea en la que tiene el registro con menor tiempo (siete horas y veintiséis minutos) y con mayor edad, 41 años en 2004.

Preparándose solo, en el año 1999 realizó su primer reto deportivo: el clásico cruce del Orinoco-Caroní (Barrancas-San Félix). Debido a las fuertes corrientes fue una de las ediciones más fuertes y sólo la mitad de los participantes llegó a su destino. Sin experiencia, cansado, jamaqueado por la corriente, temeroso, Zappi pensó: "Si llego a San Félix entonces puedo hacer cualquier cosa". Llegó, pudo.

Su última hazaña fue haber cruzado hace un mes el famoso estrecho de Gibraltar (que separa Europa de África). "Estuve cuatro días esperando condiciones favorables hasta que finalmente me dieron el visto bueno, aunque el mar estaba picado y pude llegar a la otra orilla después de cuatro horas veinticuatro minutos. Ni me enteré cuando llegué de tanta niebla que había". Ese reto tuvo un sabor especial porque días antes había conseguido seis medallas en el abierto de natación Master de España, celebrado en Tenerife y porque salía de una lesión que lo tuvo más de un año anclado.

Nadó ocho kilómetros en el lago Nahuel Huapi en Bariloche (Argentina), cruzó el río Amazonas (Brasil), chapoteó en el glaciar Mendenhall (Alaska), nadó en la bahía de San Francisco (USA), en Perth (Australia), en Corsair Bay (Nueva Zelanda), en Rimini (Italia), en El Limón (Costa Rica) y en todas partes de Venezuela: dos válidas de Feveda de 25 kilómetros a mar abierto en Pampatar, de El Yaque a la isla de Coche (11 km), de Chacopata (tierra firme) a la isla de Margarita (26km), nadó más de diez kilómetros en el lago de Maracaibo, ocho en el golfo de Cariaco, entre otros... no era capaz de nadar ni quince metros en estilo mariposa y dos años después lograba estar entre los primeros diez lugares de su categoría en un Mundial Master en los cincuenta metros de esta modalidad... y sin embargo, cuando se le pregunta sobre su principal logro él no nombra ninguno de estos cruces, ninguno de estos retos nacionales, latinoamericanos o mundiales, ninguno de sus récords: "No, mi mayor orgullo es que todo lo he hecho a fuerza de voluntad, a partir de la nada, sin más ayuda que la de mi familia y unos pocos colaboradores, sin escuela y sin formación de nadador".

Javier Brassesco



En: No Categorizado
Permaenlace: Serie/ De los nuestros /Federico Zappi
Comentarios: 0
Leído 2511 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos