Revista Literaria Periódico Cultural

16.3.2011 GMT

serie por nuestros cerros / Cachimbo piedra el indio Edilia de Borges.

Hola amigos de la montaña, les cuento:

El sol del pasado domingo fue ideal para darse un paseíto en nuestro Guaraira Repano. Escogimos asolearnos en "La Piedra del Indio" y para ello subimos a la montaña por el PG Cachimbo que se encuentra al nivel del mirador del Distribuidor Sebucán en la Av. Boyacá de Caracas.
El camino pasa y sube por el Puesto de Guarpadarpque, anotamos nuestros nombre en el Libro de Registro de visitantes que allí se encuentra, leí en él que ya había bastante gente subiendo desde tempranas horas. El sendero está muy limpio de malezas es una delicia caminarlo, mientras lo hacemos lenta mente se toman fotografías y se observan las plantas que llaman nuestra atención, hermosa vista,
Pasan a nuestro lado muchas personas variopintas de diversas edades con algo en común, todas reflejan en su rostro entusiasmo, alegría, felicidad, se percibe al darnos"los buenos días". El cielo está luminoso, azúl sin nubes, la brisa refresca nuestros cuerpos sudados por el ejercicio.
Al caminar la vista se vuelve de uno a otro lado tratando de captar todo a la vez, el paisaje circundante amerita el agradable esfuerzo.
Me parece mentira que apenas unos meses atrás lo que hoy me deleita, me horrizaba. Fue muy triste contemplar el fuego que consumía todo el verdor de la montaña, ver hoy tantos troncos de árboles negros y calcinados me lo recuerda, sin embargo también me reconforta observar que de esos troncos la vida renace, brotes de ramas y hojas nuevos han salido y crecen de estos maltratados árboles. La naturaleza es maravillos al igual que aterradora.
Pasa tanta gente a nuestro lado que me pregunté si habría una competencia a ver quien llegaba primero.
En una vuelta del camino oí un fuerte sonido que venía del fondo de un barranco a un lado del sendero, me detuvé y maravillada ví que a lo lejos semiescondida entre un abra de la montaña, muy empinada por un despeñadero se desprende una fortísima caída de agua entre grandes rocas, en forma escalonada, sólo veo un trecho porque luego se pierde entre el intrincado bosque.
Salimos de la sombra breve de un bosquecillo y ahora nos encontramos frente a una fabulosa terraza natural ´que forma una inmensa roca que sobresale de la ladera de la montaña, subimos a este formidable palco desde donde en un día tan claro vemos la ciudad de Caracas en casi toda su extensión. Me sorprendió ver pocas personas allí, me imaginé que subieron y partieron a otros destinos como El Paraíso por ejemplo, donde el río ofrece un delicioso baño de aguas heladas. Bien para nosotras fue mejor así ya que seleccionamos un cómodo lugar lejos del borde de la piedra donde nos sentamos para almorzar.
Es un privilegio el estar acá, la brisa me acaricia y despeina los cabellos, el sol calienta mi humanidad. Hablamos en susurros para no perturbar el silencio imponente del entorno. Una mariposa se posa en la piedra unos segundos, sus alas tiemblan, vuela, se va.
En el cielo 3 pájaros se dejan llevar por las corrrientes calientes del aire, no aletean, no consigo identificarlas: ¿Äguilas, halcones?. Unas nubes oscuras pretenden asustarnos con cambio de tiempo, lo logra y con desgano decidimos bajar de aquél fabuloso lugar, deshacemos el camino andado en la mañana. Pasa del mediodía si no veo el relog no me doy cuenta, así ha sido de delicioso el transcurrir del tiempo en esta caminata de domingo y con tan buena compañía.
Nos vemos en la próxima.,

Edilia C. de Borges
Fotos: Anna Seija Mankki

Que paz se respira amiga Edilia... Rubén Patrizi



En: No Categorizado
Permaenlace: serie por nuestros cerros / Cachimbo piedra el indio...
Comentarios: 0
Leído 3228 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos