Revista Literaria Periódico Cultural

21.6.2008 GMT

Todo a su Tiempo / luis gontade orsini /Uruguay/ Cuento.

Cerro Catedral de Uruguay

Cerro Catedral Uruguay

- No veía la hora de llegar. Tuve un día que te digo… ¿Y las nenas?
- Las “nenas” como tú las llamas ya regresaron hace rato del Secundario. Julieta se está bañando y Yoli como de costumbre encerrada en su cuarto con sus cosas. A propósito de Yoli te digo que nos ha dado una sorpresa desacostumbrada: Bajó el promedio. No hice mayor barullo pero…me extraña. Algo pasa. Julieta en cambio es un relojito: Todas notas de su carné son de promoción; y hay algo más.
- Bueno cada cosa a un tiempo, voy a ver a Yoli y ver que entresaco de la conversación.
- Pero mira que es importante lo que te tengo que decir respecto a Julieta y pasarás la vergüenza del siglo si te enteras por interpósita persona.
- ¡Caramba¡ Entonces debe ser muy importante: Larga el rollo…
- Julieta tiene un noviecito y parece que la cosa viene muy en serio. Es muy formal, de buena familia y la está acompañando a casa todos los días. La misma edad de ella, dieciséis recién cumplidos, brillante y conceptuoso aspira a ser ingeniero. Una monadita de chico.
- Ummmh, es el tiempo de las rosas… De todos modos espero que sepan aguardar lo suficiente, no cometan errores graves y luego que Dios provea.
- Yo estoy contentísima y ella ni te digo. Ayer me apartó por un rato y me contó todo. Me confesó que siente un poco de pudor en tanto decírtelo directamente. Me rogó que te lo contara y observara tu reacción.
- ¿Y cuál puede no ser otra que de alegría? Por otra parte es muy bonita y tarde o temprano iba a ocurrir. Es muy parecida a ti en muchas cosas. En cambio Yoli…no sé. Es tan reservada, tan para adentro. La voy a saludar y a propósito de eventuales inconvenientes con el estudio analizaré junto a ella los motivos.
Se dirige hacia la habitación convenida, en el recorrido pasa por la puerta del baño y sin detenerse levanta la voz : “Felicitaciones niña bonita…Qué te dure por mucho tiempo tu príncipe azul” Se escucha desde adentro una carcajada burlona: “Gracias papi divino”…
Golpea discretamente la puerta del cuarto de su otra hija. - ¿Se puede?
- Claro, papá…entra.
Abre lentamente. La primera visión lo confunde. En cuclillas y con las manos juntas la chica reza o aparenta hacerlo, luego dibuja en el aire una cruz por encima de su cabeza y mira al padre levemente sorprendido.
- Discúlpame no deseaba interrumpir; no sabía que…
- No me has molestado ni sorprendido. Bueno, generalmente a estas horas me encomiendo a Dios. Lo mismo hago al levantarme y acostarme.
- Pero tú…
- ¿Que no concurro a templo alguno?... entiendo que no es preciso. Mi comunión con Él se desarrolla aquí, en la soledad de una plaza, o en cualquier espacio apropiado que me permita practicar la meditación.
- Vaya,vaya…Pero en fin, son cosas tuyas y no tengo derecho a inmiscuirme. No…en realidad venía a conversar serenamente contigo acerca de una ligera regresión que se ha producido en tus estudios, según tengo entendido por tu madre.
- Es cierto. Te lo iba a contar en cuanto nos encontrásemos, y este es el momento apropiado. En realidad me siento como abstraída con respecto a algo que no puedo definir. Me distraigo fácilmente y la verdad, la verdad es que me está costando un esfuerzo enorme estudiar, concentrarme. Y créeme que no es un tema disciplinario, no hay vicios de por medio ni nada que se le parezca. Es mí ser que está experimentando un cambio que por ahora me resulta inexplicable. Soy conciente de ello. Sin embargo creo que se trata de una cuestión pasajera y todo prontamente volverá a su cauce normal.
- Claro que sí. No tienes que darme explicaciones. Te conozco demasiado como para dudar por un instante de tu buen criterio. Sencillamente que creí mi deber…
- Te entiendo papá. No ha de ser fácil convivir con mellizas. ¡Julieta es tan diferente¡
- Naturalmente que tiene sus cosas pero la vida es así. Créeme que ustedes sólo nos han dado felicidad y la fortaleza de nuestro matrimonio en gran parte se asienta en esa ventura que nos ha deparado la suerte. Tú eres como eres y aquí no hay discusión que valga. En media hora cenamos: Prepárate.
Le da un beso afectuoso en la frente. La nota fría y tensa.
La cena se desarrolla con normalidad y en medio del habitual clima fraterno que rodea los escasos minutos en que la familia logra reunirse a pleno. Desde un equipo sonoro se escucha música suave.
- Se llama Víctor y es un chico diferente, adorable…
- ¿Con que Víctor…?
- Y te adelanto Yoli que el domingo saldremos tú y yo con él y un primo que desea conocerte. Víctor ya le ha hecho mención de tus “condiciones”. Se llama Pablo y estudia informática en la Universidad.
- Ni soñar. Tú debes estar delirando…
- Delirando nada. Tú te vienes conmigo, no creo que tengas inconvenientes con el chico. Víctor me lo ha garantizado. ¿Acaso no es hora que conozcas las dulzuras del amor…?
Los padres sonríen sin intervenir en la conversación de las hermanas.
- Pero…No creo que por ahora…
- Déjate de tonterías y acompáñame. A la vuelta nos haremos la tal panzada con nuestras experiencias. Todo será bajo “nuestras” estrictas reglas…

--------------------------------------------------------------------------------

- Tal parece que nos han dejado solos ex profeso. Estoy un poco nervioso. Víctor me había dicho que tú eras tanto o más hermosa que su chica y me entró la curiosidad. Por lo que se ve se quedó corto. Tu belleza me tiene sorprendido y embobado desde ahora.
- Muchas gracias pero te advierto que no soy una chica fácil y en realidad sólo he accedido a los ruegos de mi hermana por acompañarla. No significa eso ningún compromiso.
- Lo entiendo y te comprendo. Sin embargo tienes algo irresistible que me impulsa a pedirte te relajes y me permitas al menos tomarte de la mano. A menos que veas en mí un tipo muy desagradable, en cuyo caso ruego seas franca conmigo.
- No, no es eso; pasa que no tengo experiencia en estas cosas y temo cometer un pecado.
- Somos jóvenes, no soy arrogante; apenas una miserable mosca que ha caído presa en tu red de hermosura.
Le toma la mano suavemente. Luego roza sus labios con los de ella sin recibir gesto alguno de resistencia. El apasionamiento juvenil conduce los pasos siguientes . Se abrazan y se entregan febrilmente a las caricias y los arrumacos que dicta el deseo.
De improviso ella se para y huye ágilmente, como despavorida. El le grita y la persigue a su vez.
- ¡Oye, escucha ¡ Que demonios te pasa. ¡Detente¡. Ahora no te puedes escurrir madito sea, - profiere jadeante. No me puedes dejar así, ¿te aterran los hombres?… ¿Qué clase de mujer eres?
Súbitamente la chica detiene su carrera, se da vuelta y lo mira con fijeza. Él queda tieso a unos metros un tanto intrigado. Ella adelanta los brazos y esboza una sonrisa. Le toma suavemente la cara con ambas manos.
- Mire señor…en mis años de policía no había visto nada igual. Lo lamento. Encontramos el cuerpo del chico sin la lengua y los labios destrozados a dentelladas. Las cuencas vacías. Un caso típico de…usted comprenderá. La hallamos deambulando por la playa con la cara y la vestimenta tinta en…Bueno (lamentablemente) usted comprenderá.


En: No Categorizado
Permaenlace: Todo a su Tiempo / luis gontade orsini /Uruguay/ Cuento.
Comentarios: 0
Leído 3104 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos