Revista Literaria Periódico Cultural

26.10.2009 GMT

Trova a la Añoranza / Maritza Alvarez

Trova a la añoranza

Canto I

Cuando la tarde cae cansada

Y frágil entre mis manos blancas

Cuando hasta el reloj se paraliza

A beberse un segundo, sediento y moribundo

Me detengo y sumerjo en un sinfín de emociones

Y en los rumores que me llegan distantes

En el tráfico que aún ruge sus trayectos

En el ladrido de los perros encerrando coloquios

Que no entiendo ni pretendo

En las voces que por mi calle pasean

Pongo entonces mi pensamiento

Afiebrado, inquieto y difuso

En lo logrado en la jornada

Y a veces duele y arde aquí adentro

Porque tú sigues en el mismo sitio

Interminable historia de diez páginas

Multiplicando por treinta las quimeras

Canto II

Das vueltas dentro mío,amado

Me rondas cabal y pleno

Me estremece profundamente este sentimiento

Tan desconocido y diferente a todo

El amor es siempre el amor

Pero tú me has enseñado más

Y me sacude ese sólo pensamiento

Me conmueves grandemente tú, todo tú

Y mi tierra se vuelve extraña, amor

Silente y meditabunda

Porque ya no tiene secretos que contarme

Porque ya no le pertenezco

Y aquellas “oscuras golondrinas”

Se elevan y se agitan en mi alma

Transparente, ligera, volátil en esta hora

Con ella me veo aferrada a ti y a tus caprichos

Sujetando tu alma frágil

Amando tus ciclos

Como si fuera mi último grito

El último sueño que voy a soñar

La última canción que en mi alma voy a entonar

Canto III

Tu alma,

Tu alma es un pájaro que sueña

Y encuentra sus raíces en la tierra

A veces se encumbra a las alturas

Buscando nuevos horizontes azules, creadores

Como águila sagaz y certera

Que lucha y aprovecha las corrientes de aire

Otras, cae en picada como Juan Salvador

En su aprendizaje duro y febril

Expectante

Y es ahí cuando tengo que sujetar mi estrella

Que se me va de mi lado

A calmar las heridas de un corazón agraviado

Entonces aquieto

Curo

Sano

Y vuelvo

Más enamorada

Y más completa

Canto IV

A la vida he dado mi sangre

Han latido mis sienes hirientes tantas veces

He dado pasos que mi propia alma desconoce

He alimentado pájaros y perros

Me he visto criando hijos sin saber nada

Sin tener el talento siquiera

Cuidando de ellos como de mi vida

Aún en la incomprensión

Mi alma se ha aferrado a hacerlo

Como un grito desesperado

Un grito a la vida que canta al amor

He trazado líneas fuertes y otras

No tanto, pero han sido hechas

He podido hablar de Dios

He amado desde lejanas latitudes

Comprobando de lo que soy capaz

Y de todas las veces que he amado

Aún en la no correspondencia

Saco cuentas positivas

Y apunto una estrella en mi alma

Canto V

Me encuentro y me asusto de mis hallazgos

Me despierto y me resultas intenso

Me siento llena de vida

Vaporosa y excedida

Y mendigo entonces

En las esquinas y en las plazas

En el estacionamiento y en la playa

En el ocaso y en el mediodía

Mendiga soy de las primeras luces

Que encuentran su descaro

De la noche que choca con la pasión

Mendiga del amor y sus señales

Mendiga de este sentimiento tan real

En mis venas que aglutinan de sangre

Que ahora quema y hiere

Desbordante de deseos

Materialmente indispuesta

Fundamentalmente apartada

Helénica de guerras no peleadas

Argumentada de sobra

Sobrante de argumentaciones

Paralíticamente estática

Suntuosamente adornada para nadie

Sintéticamente esclavizada a lo creado

Contagiadamente enamorada

Canto VI

Vínculos

Son vínculos que nacen entre tú y yo

Son amalgamas insustituibles que alargan la pasión

Llevan referencias de otras vidas

Y se empinan en mis órganos vitales

Augurando prodigios, señales y misterios

La calma de esta hora lo hace todo leve

Pero en mi instinto de mujer

Amante e intensa, sé

Que una y mil veces será “la” historia

Penetrante hasta el exceso

Que va a traspasar las emociones conocidas

Brutalmente urgente, intencionalmente viva

Porque ya empezó a abonarse el tesoro

Y crece, se intensifica y da voces de júbilo

Ante la llegada de su amado

Daré pues la venia a lo inevitable

A este desgarrado deseo que yace

En estado vegetal esperando lo despiertes

Anónimo

Pero muy tuyo

Canto VII

En tu tarde nórdica

Volando libre

Como un globo que escapa al cielo

Pienso en tu motivo presente

En la visita fraternal y de despedida

Que te debes y mereces

Te retengo en mi pensamiento

En esta mañana llena de piedades

Y me alzo contigo

Y te observo desde las alturas de mi cielo

Que es el tuyo también

Y te bendigo, hombre de contrastes

Sereno y angustiado

Pasos de luces y noches

Mente surrealista y cierta

Tan cierta como tu existencia

http://verbal-maritza.blogspot.com/

mary2764@gmail.com

maritza_alvarez_vargas@hotmail.com

Fotografia de orquideas

http://www.maphi-sto.de/flohmarkt/ansichtskarten/venezuela/bilder/Venezuela_058.jpg



En: No Categorizado
Permaenlace: Trova a la Añoranza / Maritza Alvarez
Comentarios: 0
Leído 1391 veces.

Dejar Comentario

*
Smilies
*
Ingrese el código mostrado. 

vocessusurrosrumorygritos-vocessusurrosrumorygritos